Público
Público

Trabajadores de salud EEUU, preocupados por vacunación H1N1

Reuters

Por Maggie Fox

Personal del departamento de saludintentando responder 100 llamados por día, trabajadores dehospitales apurándose para examinar cientos de gargantasinflamadas, enfermeras sin ejercer aprendiendo nuevamente aponer vacunas.

Funcionarios de los departamentos de salud y ciudadesestadounidenses indican que, a pesar de que la influenza H1N1puede ser leve en términos de mortalidad, a ellos los estámatando con la sobrecarga de trabajo.

Además le tienen la enorme tarea de vacunar en octubre adecenas de millones de personas en contra de la nueva cepa deinfluenza.

"No tenemos los recursos que necesitamos y no los hemostenido por un tiempo", dijo en una entrevista el doctor JeffreyDuchin, de salud pública en Seattle y el condado de King, y dela Universidad de Washington.

"El problema es que no tenemos un sistema coordinado deasistencia médica en este país. No tenemos una estructuranacional que permita estas intervenciones", agregó.

Duchin dijo que la primera oleada de la pandemia en EstadosUnidos, en mayo y junio, es sólo un anticipo de unadesagradable temporada de influenza en el otoño.

"Necesitamos cerca de 200 trabajadores y 40 voluntariospara nuestra respuesta al brote", dijo esta semana ante unareunión de expertos de influenza patrocinada por el Institutode Medicina. El despacho recibía 100 llamados al día conreportes de casos y solicitudes de pruebas.

Los Centros para el Control y la Prevención deEnfermedades de Estados Unidos (CDC, por su sigla en inglés) yla Organización Mundial de la Salud (OMS) dejaron de llevar unregistro exacto del número de casos con influenza H1N1 y sóloaseguran que ha habido más de un millones de casos sólo dentrode Estados Unidos.

Estados Unidos ha ordenado 195 millones de dosis de vacunasy se espera que cerca de 50 millones sean aplicadas a lapoblación para mediados de octubre.

Más noticias de Política y Sociedad