Público
Público

La tragedia silenciosa de los galgos en España

Asociaciones como la fundación sevillana Benjamín Mehnert realizan, sin ayuda pública alguna, una importante labor dándole a esta castigada raza una segunda oportunidad, ayudandandoles a recuperarse y a encontrar un hogar

Publicidad
Media: 4.80
Votos: 20

La Fundación Benjamín Mehnert es una organización sin ánimo de lucro para el rescate, recuperación y puesta en adopción de animales abandonados, con atención específica y prioritaria al Galgo. /FUNDACIÓN BENJAMÍN MEHNERT

De apariencia frágil, pero atlética. Mirada dulce y, muchas veces melancólica. Son los galgos, una raza de perros autóctona cuya realidad, lejos de ser una leyenda negra, -como aseguró hace unos años el director del SEPRONA (Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil)-, es una tragedia silenciosa e impune.

La suerte que corren los galgos o podencos a pocos parece importarle, al menos a nivel estatal. La Fundación Benjamín Mehnert (www.fundacionbm.com) es un caso único en nuestro país. Situada en la localidad sevillana de Alcalá de Guadaíra, ésta asociación sin ánimo de lucro lleva en activo desde 2010 y acoge en su seno a más de 600 animales. Una cifra que duplica su capacidad de acogida inicial y que supone una muestra más de la cruda realidad de maltrato y abandono que sufre la raza. 

"Somos un caso único en España y prácticamente en Europa. Disponemos de 22.000 metros cuadrados construídos, dos quirófanos, dos consultas, zona de baños...", asegura a Público Jesús Villalba, portavoz de la Fundación. Se ocupan desde el día de su nacimiento del rescate, recuperación y puesta en adopción de animales abandonados, con atención específica y prioritaria al Galgo. No reciben financiación alguna, y, la necesitan, mucho. "Estamos moviéndonos para intentar conseguir ayudas, entidades privadas como la Fundación Cajasol y el Ateneo de Sevilla se han mostrado ya abiertos a colaborar con nosotros". 


Desde Benjamin Menhert se ocupan desde el día de su nacimiento del rescate, recuperación y puesta en adopción de animales abandonados, con atención específica y prioritaria al Galgo

Las estadísticas hablan por sí solas. En España son abandonados cada año unos 150.000 animales de los denominados “de compañía”, y esto son sólo cifras oficiales que, a tenor del deficiente control por parte de la Administración sobre el tema, quedan, como coinciden tanto desde el partido animalista PACMA como desde la fundación sevillana, "presumiblemente muy lejos de las cifras reales". El 10,4% de los animales que han sido abandonados en España son debido al fin de la temporada de caza. Y en comunidades como Extremadura, el porcentaje aumenta hasta un 30,4% . El fin, en febrero, de las cacerías sentencia a muchos de estos perros a un triste final.

Los datos oficiales escasean, por lo que es complicado cuantificar de manera exacta los abandonos. "Ningún organismo hace un registro de cuántos animales se abandonan, entonces los únicos que hay los hacía la fundación Affinity que se encargaba de recopilar los datos que daban las distintas protectoras y perreras", asegura Laura Duarte, portavoz de PACMA. "Estaríamos hablando de unos 50.000 galgos y podencos abandonados al finalizar la temporada y sobre esto no existe ningún tipo de control. No se sabe cuántos perros llegan a tener los cazadores, ni cuántos se sacrifican…", se lamenta Duarte. Desde Benjamín Mehnert hablan de 160 abandonos al día, un suma y sigue que, a veces, parece no tener fin.

R. Carlos, uno de los muchos galgos que espera en Benjamín Mehnert tener una segunda oportundad

En Benjamín Mehnert ir a fincas o a lugares determinados a rescatar animales es algo habitual, está a la orden del día. Lo hacen todas las semanas. Han ido a rescatar a galgos que habían sido tirados vivos a pozos, o abandonados a su suerte en estado de completa desnutrición. Se ocupan de curarles y prepararles para su adopción. Los perros salen para Holanda, Bélgica, o Alemania y del transporte también se encargan ellos. 

Cuentan a Público que hay perros cuya recuperación ha llegado a costar más de 2000 euros, pero el precio que pone la Fundación a la hora de la adopción es casi simbólico. Adoptar a un perro totalmente recuperado, con su microchip, cartilla y esterilizado no sale caro. En Benjamin Mehnert lo que quieren es que salgan cuantos más, mejor. Ese es su cometido final. Los perros salen para distintos países de centroeuropa y del transporte también se encargan. 

"Estaríamos hablando de unos 50.000 galgos y podencos abandonados al finalizar la temporada y sobre esto no existe ningún tipo de control. No se sabe cuántos perros llegan a tener los cazadores, ni cuántos se sacrifican…"

Desde PACMA señalan que España es el único país de la UE en el que la caza con galgo o podenco sigue siendo legal. Aunque suene terrible y casi irreal, el abandono es, a veces, casi mejor porque la suerte de muchos es ser asesinados tras la temporada. Son torturados hasta morir, "colgados y mutilados". La imagen que se da, de cara al exterior es, como califican desde el partido animalista, "deplorable y tercemundista". "Muchas veces, ante personas que no son amantes de los animales, apelamos al menos a que se preocupen por la mala imagen que se da del país al exterior". 

Apuntan que la única manera de solucionarlo sería un compromiso común. "Es necesario que haya políticas públicas de esterilización para evitar el abandono masivo y campañas de adopción. El problema es que hay muchas protectoras pero nadie sabe que existen". En países como Alemania o Bélgica las sanciones por abandono y maltrato animal son ejemplares. "España es otra vez la excepción para las cosas más terribles, seguimos permitiéndolo".

Las fotografías difundidas por distintas protectoras, impresionan. Hieren cualquier sensibilidad. Ese es el objetivo, "que se sepa y que se denuncie", asegura tajantemente la portavoz de PACMA, destacando también que, con la llegada del verano, "aunque cueste creerlo" habrá, como siempre, un montón de abandonos en las gasolineras.

Más noticias en Política y Sociedad