Público
Público

Un tránsfuga del PP hace alcalde de Benidorm a un socialista

Reuters

El ex socialista Agustín Navarro se convirtió el martes en el nuevo alcalde de Benidorm al prosperar una moción de censura presentada gracias al voto de un tránsfuga del Partido Popular, en un caso de transfuguismo político cuyas repercusiones se extienden más allá de una de las localidades más prósperas de Levante.

La moción quedó aprobada por 13 votos a favor y 12 votos en contra, en un tenso pleno cuyo resultado le ha costado la militancia en el PSOE a los 12 concejales que respaldaron junto al tránsfuga del PP la destitución del hasta ahora alcalde de Benidorm, Manuel Pérez Fenoll.

"Hoy comienza un nuevo tiempo en Benidorm, porque hemos dado y hemos demostrado que ponemos nuestra ciudad por encima de unas siglas. Considero un auténtico honor ser alcalde de Benidorm", dijo Navarro tras hacerse con el bastón de mando.

Las implicaciones políticas del caso trascienden a Benidorm, ya que entre las concejales que se han dado de baja del PSOE para permitir el cambio de gobierno está Maite Iraola, madre de la secretaria de organización de los socialistas, Leire Pajín.

El PP, que ganó con mayoría absoluta las últimas elecciones municipales, lleva días arremetiendo contra los socialistas por este caso de transfuguismo, y ha achacado la responsabilidad de lo sucedido a la cúpula del PSOE.

"La voluntad popular, la única y legítima voz de la democracia, está siendo vulnerada. Saldremos a la calle con la cabeza bien alta porque hemos gobernado con honradez y anteponiendo siempre el interés general de Benidorm al interés particular", declaró Pérez Fenoll tras aprobarse la moción.

El presidente del PP, Mariano Rajoy, calificó de "escandaloso" el cambio de gobierno, y apuntó directamente a Leire Pajín, al secretario general del PSOE, José Blanco, y al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, "que todavía no ha dado ninguna explicación convincente ni no convincente sobre este asunto", afirmó.

El PSOE ha respondido a las críticas asegurando que son los populares los que no cumplen el Pacto Antitransfuguismo que compromete a los partidos políticos y recordó que el PP se hizo precisamente con el ayuntamiento de Benidorm utilizando a una tránsfuga en 1991.

El Pacto Antitransfuguismo obliga a sus firmantes, entre otras cosas, a expulsar de su filas a quienes utilicen a tránsfugas para cambiar mayorías de gobierno.

Más noticias