Público
Público

Las tres opciones para el usuario

El margen de decisión es limitado

A. M. VÉLEZ

Una carta de su compañía distribuidora cuyo contenido reguló hace unos meses el Ministerio de Industria es toda la información que han recibido los usuarios de los inminentes cambios en el sector eléctrico.

Industria, que rechaza poner en marcha una campaña informativa, argumenta que, si el cliente hace caso omiso de la misiva (que le insta, entre otras opciones, a buscar antes del próximo 1 de julio un comercializador de energía, ya que a partir de ahora las distribuidoras se dedicarán sólo a gestionar las redes de su zona), "no pasa nada", porque el usuario seguirá disfrutando del servicio con normalidad. "Esto no es como la TDT, no hay ningún tipo de apagón", matiza un portavoz.

Y así es, aunque, si se trata de una pyme o de un hogar con más de 10 kilovatios (kW) de potencia contratada, la inacción tiene su castigo. Tras un periodo transitorio, los usuarios de este colectivo sufrirán penalizaciones en su recibo si no firman un contrato en el mercado libre. Estas son las tres opciones que se le dan al usuario:

Si se tienen contratados menos de 10 kW (la mayoría de los hogares) y no se solicita ningún cambio, la misma compañía seguirá prestando el servicio aunque desde una nueva filial, denominada comercializadora de último recurso (CUR). Hay cinco: las de Endesa, Iberdrola, Unión Fenosa, Hidrocantábrico y E.ON.

Supondrá cambiar una gran eléctrica por otra. A efectos prácticos, el resultado para el usuario es igual que en el ejemplo anterior: se paga lo mismo por la luz, pero a una empresa distinta.

Aquí llegan las dificultades para el usuario, porque la información sobre las ofertas es dispersa y son necesarias muchas llamadas a las empresas (hay 18). Las promociones varían en función de la potencia contratada del cliente (cuanto mayor sea, mayor descuento se ofrece). Para un cliente doméstico, la rebaja más atractiva, de momento, es la que ofrece Unión Fenosa: un 3,5% para los que tengan entre 3 y 10 kW contratados un 12% a partir de ese umbral. Nexus Energía, una pequeña comercializadora, propone aplicar un descuento del 1,5%, o del 2,5% (si se contrata la factura electrónica) a todos los clientes hasta el 31 diciembre respecto a los precios actuales. El ahorro real, por tanto, es mayor, porque se prevé que en julio la tarifa que fija el Gobierno aumente. Otra comercializadora, Gesternova, no ofrece ningún descuento, pero garantiza que su producción es 100% renovable. Una práctica generalizada entre estas ofertas es que la facturación vuelve a ser bimestral (desde enero, es mensual).

Más noticias de Política y Sociedad