Público
Público

Trichet recalca que el objetivo del BCE es evitar una espiral inflacionista

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean Claude Trichet, señaló hoy que esta institución continúa "comprometida" con el objetivo de impedir una espiral inflacionista y advirtió de que los riesgos para la estabilidad de precios continúan "al alza".

En una comparecencia ante el Parlamento Europeo, Trichet atribuyó el repunte de la inflación al encarecimiento de la energía y los alimentos y vaticinó que, en el conjunto de la zona euro, se mantendrá por encima del 2 por ciento la mayor parte de 2008.

Consideró fundamental evitar los efectos de "segunda ronda" de la inflación y alertó, en concreto, ante incrementos salariales excesivos.

Trichet aseguró que el BCE seguirá vigilando muy atentamente la evolución de los precios, para garantizar su estabilidad a medio plazo, en cumplimiento de la responsabilidad que le asignan los tratados comunitarios.

En este sentido, se mostró convencido de que el actual nivel de los tipos de interés en la eurozona -que el pasado día 6 el Banco decidió mantener en el 4 por ciento- es el adecuado para lograr esa estabilidad de precios a medio plazo.

Respecto a la situación económica y financiera, Trichet incidió en la solidez de los fundamentos de la economía de la eurozona, aunque reconoció que la incertidumbre sigue siendo muy elevada, y reclamó a las entidades financieras que informen sobre su exposición a los activos afectados por la crisis.

Destacó el dinamismo de la inversión y la buena marcha del empleo y consideró que el consumo seguirá impulsando el crecimiento en Europa.

En cuanto a las turbulencias financieras, recalcó que "la corrección en los mercados continúa" y consideró que, probablemente, todavía "no hemos dejado lo peor atrás".

En este ámbito, insistió en que es fundamental aumentar la transparencia en el funcionamiento de los mercados y mejorar la supervisión.

Se mostró, en principio, partidario de la auto-regulación, aunque precisó que, si los participantes en el mercado financiero no son capaces de dotarse de códigos de conducta adecuados, será necesario introducir más regulación.