Público
Público

El tsunami se tragó hasta 40 km de tierra japonesa

Durante seis horas llegaron a formarse hasta siete tsunamis y aumentaron el caudal de varios ríos

AGENCIAS


El devastador tsunami del pasado día 11 de marzo, que impactó en el noreste de Japón, afectó a zonas que estaban a más de 40 kilómetros de la costa, arrasadas por una lengua de agua que incluso se adentró por el curso de los ríos.

Según el Ministerio de Transporte de Japón, las gigantescas olas de hasta trece metros que destrozaron pueblos de la costa han ocasionado daños en puntos mucho más remotos por la subida del caudal de varios ríos. El río Tone, en la provincia de Chiba, creció 30 centímetros a unos 44 kilómetros de su desembocadura, mientras el río Kitakami (provincia de Miyagi) sufrió un aumento de su caudal de once centímetros a 49 kilómetros, según el informe.

Las autoridades creen que el daño hubiese sido aún mucho peor si las compuertas de algunos ríos de la costa este, como el caudaloso Tone, no hubiesen estado cerradas.

Siete tsunamis impactaron en la costa japonesa tras el terremoto

Los científicos estiman que la tarde del 11 de marzo siete grandes tsunamis impactaron en la costa este japonesa durante un período de seis horas, con olas que llegaron a superar los trece metros en algunos puntos.

El poderoso tsunami destrozó pueblos en la costa este de las provincias de Aomori, Iwate, Miyagi y Fukushima, las más afectadas y las que engrosan el mayor número de los más de 18.000 muertos y desaparecidos confirmados del desastre. El maremoto inundó 443 kilómetros cuadrados en las cuatro provincias. El 25% de ese territorio estaba ocupado por áreas comerciales y residenciales.

En la localidad de Higashi-Matsushima, en Miyagi, el 63% de su territorio ha sido arrasado por el tsunami, mientras la mitad de Otsuchi, en Iwate, sufrió la embestida de las olas. Esta última localidad, situada al final de una ría, es un ejemplo del fatal efecto que tuvieron las olas del tsunami al verse amplificadas a la entrada de bahías en la costa.

Para la reconstrucción de Japón, el Parlamento ha aprobado un presupuesto récord para el año fiscal 2011, que comienza en abril, de 92,41 billones de yenes (800.170 millones de euros).

Para cubrir parte de los gastos el Gobierno planea emitir nueva deuda para asegurarse el 40% de la financiación, pero para ello necesita aprobar una nueva ley con el respaldo de dos tercios del Senado. El presupuesto fue elaborado antes del tsunami, por lo que se precisarán nuevos proyectos presupuestarios adicionales, por varios billones de yenes, para afrontar la reconstrucción de la costa noreste devastada. El plan aprobado pone el acento en la financiación de políticas sociales, incluidos los gastos de la seguridad social y desembolsos especiales como ayudas a las familias con hijos.

El presupuesto fue aprobado por la Cámara de Representantes y pese a que ha sido rechazado en el Senado, dominado por la oposición.  La Constitución japonesa estipula la preeminencia de la Cámara Baja en caso de desacuerdo en leyes de relevancia como las presupuestarias y en ella tiene mayoría el gobernante Partido Democrático de Naoto Kan. La carta magna nipona establece que un presupuesto respaldado por la Cámara Baja debe pasar por el Senado pero, aún en el caso de que éste lo rechace, entrará en vigor. Sin embargo, el Gobierno japonés afrontará serias dificultades a la hora de aplicarlo.

Más noticias de Política y Sociedad