Público
Público

El Estado tuvo un 43,5 por ciento menos de superávit hasta febrero por los anticipos a las CCAA

EFE

El Estado registró en los dos primeros meses del año un superávit de 1.900 millones de euros, el 0,18 % del PIB, lo que supone un descenso del 43,5 % respecto al mismo periodo de 2010, debido al adelanto de marzo a enero del inicio de los pagos de los anticipos a cuenta a las comunidades autónomas.

El secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña, explicó en el Congreso de los Diputados que de hacerse la comparación "pura" de las cifras de los dos primeros meses de 2010 y 2011, así como un cierto adelanto en la ejecución de este año, el excedente habría sido superior en unos 600 millones al del año pasado.

"El déficit va un poquito mejor que hace un año, cerca de la previsión y no estamos pensando en corregir nada", aseguró el secretario de Estado.

En términos de caja -que computa los ingresos y pagos cuando se efectúan y no cuando se comprometen, como hace la contabilidad nacional- el Estado registró un desequilibrio de 5.582 millones, inferior al saldo negativo 7.759 millones del mismo periodo de 2010.

El balance es consecuencia de unos ingresos de 24.509 millones durante los dos primeros meses del año, frente a unos gastos de 22.609 millones.

En el análisis antes de descontar la participación de las administraciones territoriales, los ingresos no financieros totales ascendieron a 35.233 millones, de los que el 95 % corresponde a ingresos impositivos, un 0,7 % menos que en 2010.

Hasta febrero, los ingresos no financieros totales ascendieron a 35.233 millones de euros, un 0,7 % menos que en 2010; exactamente la misma evolución que presentaron los ingresos impositivos, que representan el 95 % del total, en concreto 33.525 millones de euros.

El distinto calendario de vencimientos de la deuda pública respecto al año pasado, que ha tenido como consecuencia unos ingresos netos inferiores en 1.041 millones de euros a los registrados en 2010 por las menores retenciones aplicadas.

La recaudación por impuestos directos se elevó hasta 16.194 millones de euros, un 5,7 % menos que en 2010, debido, principalmente, al menor volumen de retenciones en el Impuesto de la Renta de no Residentes y el Impuesto sobre Sociedades como consecuencia del diferente calendario de vencimiento de la deuda pública.

Los impuestos indirectos, por su parte, ingresaron 17.331 millones de euros en los dos primeros meses del año, un 4,5 % más que en el ejercicio precedente, gracias al empuje del IVA.

El resto de los ingresos no financieros del Estado supusieron 1.708 millones de euros.

Por figuras impositivas, el IRPF proporcionó una recaudación de 15.219 millones de euros, superior en un 2,9 % a la obtenida en el mismo periodo del ejercicio precedente como consecuencia de los mayores ingresos por retenciones del trabajo.

La caída de los ingresos por retenciones de capital y por las practicadas sobre arrendamientos y fondos de inversión, se ha visto compensada por el incremento del 4,2 % en la recaudación derivada de retenciones del trabajo como consecuencia de la supresión parcial de la deducción de los 400 euros.

El Impuesto de Sociedades presenta un descenso del 71,4 % respecto al año pasado, si bien este dato no resulta significativo a la hora de analizar cuál puede ser el comportamiento del impuesto durante el ejercicio, ya que, para ello, habrá que esperar al primer pago fraccionado que tendrá lugar en el mes de abril.

Dentro de los impuestos indirectos, la recaudación por IVA ascendió a 13.689 millones de euros, lo que supone un incremento del 6,6 % en relación al mismo periodo de 2010.

La recaudación por impuestos especiales, por su parte, se redujo un 4,4 % hasta 3.132 millones de euros, en especial por el descenso del 2,4 % en la recaudación por Hidrocarburos, así como la reducción en un 9 % de la recaudación por el Impuesto sobre las Labores del Tabaco.

Estas cifras deben analizarse teniendo en cuenta que los dos primeros meses del año no son representativos en los datos de saldo de contabilidad nacional ni en los de caja, ya que hasta este momento el gasto prácticamente no ha empezado a ejecutarse en muchos capítulos del presupuesto, y gran parte de los pagos realizados se derivan del ejercicio anterior.

La reducción del gasto se visualiza prácticamente en todos los capítulos, con la única excepción de los gastos de personal, que presentan un repunte del 2,4 %, debido al coste del abono de la paga extra a los pensionistas de clases pasivas por la desviación del IPC, realizada en el mes de enero.

Más noticias de Política y Sociedad