Público
Público

La UE acepta "actualizar" su política mediterránea pero sin empezar de cero

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los jefes de Estado y Gobierno de la UE aceptaron hoy la idea de "actualizar" la política comunitaria hacia el sur del Mediterráneo, englobada en el llamado "proceso de Barcelona", y modernizarlo, pero sin sustituirlo.

Los líderes europeos estudiaron la presentación que hizo el presidente francés, Nicolas Sarkozy, sobre su idea de una "Unión por el Mediterráneo", a la que se ha sumado la canciller alemana, Angela Merkel, y cuyos principios generales han sido bien acogidos aunque sigan estando poco claros los detalles.

"Esta iniciativa tuvo el apoyo en el Consejo", confirmó el primer ministro esloveno, Janez Jansa, en la conferencia de prensa de la presidencia de turno de la UE al final de la primera jornada de la cumbre.

La política de la UE hacia el Mediterráneo está englobada en el llamado "proceso de Barcelona", creado en 1995 durante una cumbre en esa ciudad bajo presidencia española.

"Hemos reconocido la necesidad de actualizar el proceso de Barcelona", afirmó Jansa, aunque reconoció que no se discutieron posibles modalidades prácticas de esa modernización.

Añadió que "este proyecto fue presentado como una modernización del proceso de Barcelona" con una cooperación entre todos los países de la UE y todos los países mediterráneos.

Jansa explicó que esto forma parte "de una evolución normal", ya que se busca examinar si se pueden introducir "nuevas opciones" en las políticas existentes, y recalcó que a veces los cambios acarrean "un nombre nuevo".

El presidente de turno del Consejo Europeo explicó que durante el debate de los líderes se realizó "un análisis muy detallado de los logros del proceso de Barcelona".

"No estamos sustituyendo el proceso de Barcelona, lo estamos modernizando", añadió Jansa, quien subrayó que "las circunstancias son diferentes y por eso hay nuevas iniciativas. El tiempo pasa y tenemos que adaptarnos".

El primer ministro esloveno reconoció que el conflicto entre israelíes y palestinos supone "una carga" en el actual proceso de cooperación entre la UE y los países de la otra orilla del Mediterráneo.