Público
Público

La UE continuará este lunes las discusiones para reformar la Política Agrícola Común

EFE

Los ministros de Agricultura de la Unión Europea (UE), que se reunirán mañana y el martes en Luxemburgo, continuarán las negociaciones para reformar la Política Agrícola Común (PAC), con el fin de propiciar un acuerdo para el mes de noviembre.

El Consejo de Agricultura y Pesca de la UE seguirá las discusiones sobre la revisión o el llamado "chequeo médico" de la PAC, aunque en esta ocasión serán sobre todo contactos bilaterales para acercar posturas ya que, según varias fuentes, los países están aún muy distantes y parece complicado un pacto.

Asistirá la ministra española del Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, Elena Espinosa, acompañada por el consejero del ramo de Cantabria, Jesús Oria, quien este semestre representa a las comunidades autónomas en el Consejo de la UE.

Los ministros comenzarán la reunión con los asuntos de pesca y hasta la tarde no empezarán a tratar la revisión de la PAC; está previsto que se celebren sesiones trilaterales durante los dos días entre cada país, la comisaria europea de Agricultura, Mariann Fischer Boel, y la presidencia francesa de turno de la UE.

El martes, el Consejo hará un balance breve de estos contactos y la presidencia expondrá cómo van a continuar desde ese momento hasta la recta final de la negociación, que se producirá los días 18 y 19 de noviembre.

Por otro lado, productores europeos de leche se concentrarán mañana frente al edificio del Consejo para pedir a los ministros que tomen medidas que garanticen un precio justo para los ganaderos; en la manifestación no participarán españoles.

La PAC absorbe la mitad del presupuesto comunitario, 55.800 millones de euros al año (España el segundo receptor, con más de 6.900 millones para agricultura y pesca).

Desde septiembre, se intensificaron los trabajos sobre la reforma y se han celebrado "grupos de alto nivel" en los que ha quedado de manifiesto que hay "pocos avances" porque los países no se mueven de sus posiciones, según fuentes comunitarias.

Según la presidencia francesa de la UE los asuntos abiertos son: el futuro de las cuotas lecheras; las medidas de intervención en el mercado; la modulación o recorte de ayudas agrícolas para reforzar el desarrollo rural.

También hay dificultad en la idea de la Comisión Europea (CE) de convertir el máximo posible de subvenciones en lo que se llama "pago único", que se da por hectárea o explotación y está desligado de la cantidad producida por el agricultor o ganadero; un punto de conflicto es la fecha para algunos sectores.

En el caso de las cuotas lecheras, Bruselas propone suprimirlas en 2015 y entre tanto, aumentar esos cupos gradualmente (un 1% en cinco años) para acostumbrar al sector a la desregulación del mercado.

Un grupo numeroso de países, liderado por Alemania, rechaza las propuestas de la CE en ese sentido.

En el anterior Consejo, España defendió que hay que ser prudentes antes de tomar cualquier decisión que pueda tener alcance para el mercado lácteo, debido a la situación delicada de los precios.

Otro punto en el que hay desacuerdo es la llamada "modulación", como se conoce el recorte de subvenciones agrícolas directas para trasvasar ese dinero a otras políticas en el campo, las de desarrollo rural (cofinanciadas por la UE y los países).

Actualmente ya se aplica esa reducción al 5% de las ayudas y Bruselas pretende elevar el recorte hasta situarlo en el 13% para los productores que perciben subsidios por más de 5.000 euros; proyecta rebajas superiores para los que obtienen primas por más de 100.000 euros.

Muchos países, entre ellos España, han defendido que la modulación sea inferior a la que plantea la CE.

Más noticias de Política y Sociedad