Público
Público

UGT afirma que el Gobierno quiere eliminar la jubilación parcial

El secretario de Acción Sindical, Toni Ferrer, asegura también que la pretensión del Ejecutivo es de exigir 41 años de cotización para la jubilación a los 65 años

AGENCIAS

El secretario de Acción Sindical de UGT, Toni Ferrer, ha asegurado que el Gobierno quiere incluir en su reforma de las pensiones la eliminación de la jubilación parcial, fórmula que utilizan las empresas para rejuvenecer sus plantillas.

En el plan de austeridad del Gobierno de mayo pasado, el Ejecutivo endureció las condiciones para acceder a la jubilación parcial. Así, sólo pueden acceder a esa modalidad de retiro los mayores de 61 años que tengan un mínimo 30 años cotizados a la Seguridad Social y al menos 6 años de antigüedad en la empresa, en tanto que sólo se podrá reducir la jornada laboral un 75% como máximo.

No obstante, los trabajadores de 60 años pueden seguir jubilándose parcialmente si están acogidos a convenios y acuerdos colectivos que así lo prevean o si están afectados por compromisos adoptados en expedientes de regulación de empleo, pero siempre que a quien le dé el relevo se le haga indefinido a jornada completa. Según Ferrer, ahora lo que pretende el Ejecutivo es hacer desaparecer totalmente la jubilación parcial.

Al respecto, destacó que esta medida, junto a la otra pretensión del Ejecutivo de exigir 41 años de cotización para poder seguir jubilándose a los 65 años, están debajo de la punta del 'iceberg' de la propuesta del Gobierno, cuya propuesta principal es elevar a 67 años la edad legal de jubilación.

'Supondría que las futuras pensiones se reduzcan en un 20%

Preguntado por si el Gobierno aprobará finalmente el retiro a los 67 años, Ferrer respondió que 'va a ser que no' y alertó de que exigir 41 años de carrera de cotización afectará fundamentalmente a las mujeres que se han incorporado hace poco al mercado de trabajo o que han estado entrado o saliendo de él. Aplicar medidas como esa supondrá que las cuantías de las futuras pensiones se reduzca un 20 %, indicó Ferrer.

En cuanto a si existe margen de negociación con el Gobierno después de que el presidente Zapatero haya dicho que habrá reforma con consenso o sin él, Ferrer destacó que en estos últimos días están viendo más 'flexibilidad' en los partidos que en el Ejecutivo.

El portavoz de ERC en el Congreso de los Diputados, Joan Ridao, ha advertido de que la reforma de las pensiones tendrá un 'final triste' para los trabajadores y las clases 'populares' porque supondrá nuevos recortes sociales e incluirá el retraso de la edad de jubilación a los 67 años, algo que la formación republicana no está dispuesta a aceptar 'en ningún caso'.

Así, aboga por centrarse en otros puntos, como acotar las prejublaciones, la separación de fuentes, la lucha contra el fraude o la atención a las personas con discapacidad.

En un apunte en su página personal de Internet recogido por Europa Press, Ridao afirma que ERC no se niega a una reforma del sistema de pensiones, pero no puede haber 'prisas ni carencia de consenso' porque hasta el 2023 'el sistema no corre peligro'.

Por su parte, el secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, ha asegurado hoy que en enero no habrá una huelga general en España 'porque hay expectativas de negociación' y 'las partes han entendido que era posible elevar la mirada y ampliar el perímetro de las materias a negociar'.

'Las partes han entendido que era posible elevar la mirada'

Fernández Toxo ha hecho estas declaraciones en una entrevista a Catalunya Ràdio, en la que también ha participado el secretario general de UGT, Cándido Méndez.

El dirigente de CCOO ve positivo que en el último tramo de la negociación el Gobierno haya aceptado 'no hablar de pensiones de forma reduccionista y sólo en clave de retraso de la edad de jubilación' y, en cambio, haya introducido 'factores de flexibilidad', pese a admitir que las posiciones aún están 'alejadas'.

Más noticias