Público
Público

La Unión Europea acuerda mantener el impulso económico y valora la solidez de la banca

EFE

Los ministros de Finanzas de la Unión Europea (UE) acordaron hoy mantener, en principio hasta 2011, las medidas de impulso económico adoptadas para poner freno a la crisis, y se felicitaron por la solidez de que siguen gozando las grandes entidades bancarias del continente.

El diseño de una estrategia coordinada para poner fin a los estímulos fiscales extraordinarios -para frenar la escalada del déficit y la deuda pública- centró, junto con la evaluación de la situación del sector bancario, las discusiones de los máximos responsables de la política económica, reunidos en sesión informal en Gotemburgo (Suecia).

Respecto a la consolidación fiscal, los Veintisiete se comprometieron a no retirar los incentivos hasta garantizar que la recuperación se consolida, lo que esperan que suceda en 2011, aunque dejaron claro que la corrección de los déficit tendrá que acometerse entonces de manera especialmente decidida.

El presidente del Eurogrupo (ministros de Finanzas de la zona del euro), el luxemburgués Jean-Claude Juncker, consideró que, vista la fragilidad que todavía muestra la economía, "no ha llegado el momento de retirar los estímulos", enfoque que respaldaron la Comisión Europea y el Banco Central Europeo (BCE).

En la misma línea, la vicepresidenta segunda del Gobierno español, Elena Salgado, consideró que "2011 puede ser un buen año" para la supresión de las iniciativas extraordinarias de reactivación, siempre que se confirme el inicio de la recuperación, que situó en la segunda mitad del año próximo.

Salgado tuvo que defender, en este contexto, la decisión del Gobierno de elevar los impuestos ya el año que viene.

La vicepresidenta insistió en que el alza impositiva no contradice la estrategia consensuada con el resto de países y recordó que hay otros socios de la UE que también han optado por adoptar ya incrementos tributarios.

España recibió, además, el apoyo explícito de sus socios, ya que, tal y como explicó el ministro sueco de Finanzas, Anders Borg, en nombre de la UE, cada país debe decidir en función de la situación específica de su economía y de sus cuentas públicas.

"Si algún país cree que debe empezar antes (a retirar los estímulos fiscales), eso es plenamente coherente y yo lo apoyaría totalmente desde la perspectiva de la economía europea", recalcó el ministro sueco.

De los 27 países de la UE, 20 ya han rebasado el umbral de déficit del 3% del PIB -trece de ellos socios del euro- y en once casos la Comisión ya les ha abierto expedientes.

En lo que se refiere a la situación del sector bancario, los ministros hicieron hoy público, con gran satisfacción, los resultados de la prueba de resistencia efectuada a 22 grandes entidades trasnacionales -que representan, en conjunto, el 60% de los activos bancarios de toda la UE-.

Según los cálculos del Comité europeo de supervisores bancarios (CEBS, en sus siglas en inglés), si la situación económica se deteriora más de lo previsto, las pérdidas de la gran banca europea podrían alcanzar 400.000 millones de euros entre 2009 y 2010.

Pero incluso en esas circunstancias especialmente adversas ninguna entidad se derrumbaría.

Los ministros y gobernadores de los bancos centrales de los Veintisiete destacaron la "resistencia" del sector bancario y concluyeron que, gracias en parte a las ayudas públicas concedidas durante la crisis, las entidades están bien capitalizadas.

Según el CEBS, si se confirman las previsiones económicas actuales, el ratio agregado de capital de las entidades se mantendrá por encima del 9%, lejos del mínimo del 4% exigido por los criterios de Basilea.

Si la situación se deteriora (se contempló una caída del PIB de la UE del 5,2% en 2009 y del 2,7% en 2010, mucho mayor que el escenario más probable), el ratio de capital continuaría por encima del 8% y ninguno de los bancos evaluados lo vería caer por debajo del 6%.

Al contrario que en Estados Unidos, donde las autoridades acometieron un ejercicio similar, los europeos no han identificado a las entidades analizadas ni tampoco tienen previsto informar de los resultados detallados ni de la situación en los distintos países.

Más noticias