Público
Público

La Unión Europea apoya a Portugal y evita hablar de rescates

EFE

La Unión Europea (UE) apoyó ayer a Portugal, ante la crisis política y económica que vive el país tras la dimisión de su primer ministro, y evitó hablar de la posibilidad de que el país luso tenga que recurrir a la ayuda internacional.

"Hemos expresado nuestra confianza en la capacidad de Portugal para superar la actual situación y también en la capacidad de Portugal para encontrar la financiación que necesita en los próximos meses", explicó el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, quien descartó que los líderes de la UE hayan discutido un eventual rescate durante la primera jornada de cumbre de la UE.

"Creemos que la democracia portuguesa resolverá esta crisis política de forma decisiva y lo antes posible", insistió Barroso.

El primer ministro portugués, José Sócrates, presentó su dimisión, después de que el Parlamento votara en contra de un nuevo paquete de ajustes y reformas económicas para recuperar la confianza en la economía lusa.

Durante la primera jornada de cumbre, Sócrates hizo una emotiva intervención en la que garantizó a sus homólogos europeos que Portugal cumplirá los compromisos de reducción del déficit y reformas estructurales acordados con Bruselas, sin depender del signo del partido que se ponga al frente de su país tras su dimisión, según explicaron fuentes comunitarias.

Barroso insistió en que es esencial que Portugal cumpla plenamente sus objetivos de reducción del déficit para salir de la crisis y poner freno a la escalada de su deuda.

El plan de Sócrates pretendía reducir el déficit al 4,6 por ciento del PIB en 2011; al tres en 2012 y al dos por ciento en 2013.

El presidente del Eurogrupo, Jean Claude Juncker, fue más duro en su mensaje y explicó que la aplicación de nuevas medidas de ajuste no debe depender de los partidos que estén en el poder, pues "se trata de un acuerdo alcanzado entre la Eurozona y Portugal".

El primer ministro luxemburgués explicó que ha transmitido este mensaje al líder de la oposición portuguesa, el responsable del PSD (centro-derecha), Pedro Passos Coelho, al que dejó claro que "se necesitan esfuerzos suplementarios", en una reunión que mantuvo en los márgenes de la cumbre.

Horas antes de asistir a la cumbre, Juncker llegó a decir en una entrevista que no descarta que Portugal tenga que hacer uso de la asistencia financiera de sus socios e incluso se aventuró a dar un cálculo sobre sus necesidades financieras: 75.000 millones de euros.

Pese a que el asunto ha quedado ensombrecido por la crisis portuguesa, los líderes de la Unión Europea dieron luz verde al paquete de medidas que pretenden remediar la crisis de la deuda.

Este paquete incluye la creación de un fondo permanente para rescatar a países de la bancarrota, una reforma de la disciplina presupuestaria para promover el rigor fiscal, así como un nuevo sistema para vigilar problemas económicos como las burbujas inmobiliarias.

Como estaba previsto, los líderes de la UE dejaron para más adelante la reforma del fondo de rescate temporal, que estará en vigor hasta que sea sustituido por el fondo definitivo en 2013, pero se comprometieron a tenerla lista antes de junio, de manera que pueda prestar los 440.000 millones comprometidos durante su creación.

Dentro del paquete de medidas se encuentra el Pacto por el Euro para promover la competitividad en el continente, al que hoy se adhirieron seis países de fuera del euro y que provocó fuertes protestas de los sindicatos, fuera del perímetro acordonado para la cumbre.

"Algunas personas temen que este trabajo sea un desmantelamiento del bienestar social y la protección social. Para nada. Como he dicho en el almuerzo, es para salvarlo. Lo que estamos haciendo es garantizar que nuestras economías sean lo suficientemente competitivas para crear empleos y sostener los niveles de vida de nuestros ciudadanos", aseveró a este respecto el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy.

Fuentes diplomáticas explicaron que la presentación de compromisos concretos por parte de los países, dentro de este Pacto por el Euro, se efectuará mañana, debido a que la agenda del día se retrasó por la prolongada discusión sobre la situación de Portugal.

Más noticias de Política y Sociedad