Público
Público

Urkullu afirma que el PNV no se detiene ante los "cantos de sirena" de la izquierda radical

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del PNV, Iñigo Urkullu, ha afirmado hoy en Bilbao que el proyecto que representa su partido no se va a detener ante los "cantos de sirena" de la izquierda abertzale y sus "proclamas de unidad" de las formaciones de ideología nacionalista.

Urkullu ha hecho estas manifestaciones durante su intervención ante los asistentes al Encuentro sobre Políticas Culturales y de Juventud que ha celebrado su partido en Bilbao y en el que ha asegurado que el PNV "está en el centro" y va a seguir "su propio camino".

El líder nacionalista ha lamentado también que "a la izquierda radical le ha hecho falta que llegue al poder el 'frente PSE-PP' para empezar a darse cuenta de que ahora Euskadi retrocede".

"¿Y cuál ha sido -se ha preguntado- la reacción de la izquierda radical ante todo esto?. Otra vez la misma: los cantos de sirena y nuevas proclamas de unidad, pero siempre alejados de la realidad y nunca en sintonía con las demandas de la sociedad".

"A la izquierda radical -ha remarcado-, lo único que le decimos es que ya saben lo que tiene que hacer. Que tienen que emprender el camino de la política y sólo de la política. Que tienen que defender sus ideas y propuesta solo con la palabra. Y que tienen que asumir la respuesta de la sociedad".

Urkullu ha agregado que "somos conscientes de que nos hemos convertido en un 'estorbo' para la izquierda radical porque somos la prueba de que la nación se construye día a día, avanza día a día. Somos la prueba de un 'país en marcha'".

El presidente del PNV ha advertido por último a la izquierda abertzale que "nuestro camino está en el centro, que no compartimos su modelo. Que hace 20 años cayó el muro de Berlín y nos dejó ver un modelo socialista que no funciona y que no compartimos porque también es una entelequia que olvida el presente y que no se sustenta sobre ningún referente que funcione", concluyó.

Más noticias en Política y Sociedad