Público
Público

Valencia y Murcia salen ganando

Aguirre sólo coloca a uno de sus fieles en la ponencia económica del congreso de junio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El XVI Congreso Nacional del Partido Popular se celebrará definitivamente en Valencia los días 20, 21 y 22 de junio. Al frente de su comité organizador estará el presidente murciano, Ramón Luis Valcárcel.

Basta echar un vistazo a los resultados electorales del 9-M para extraer la conclusión de que la elección de la Comunidad Valenciana como sede y el papel clave de Valcárcel pueden suponer un premio al respaldo en las urnas. No en vano, en Murcia los conservadores obtuvieron el 61,43% de los votos y en la Comunidad Valenciana, el 51,72%.

Dado que en Madrid el PP también obtuvo excelentes resultados (49,34% de los votos), ¿puede intepretarse que la capital no sea la sede de la cita como un castigo a Esperanza Aguirre? La presidenta de la Comunidad de Madrid intentó zanjar ayer esta cuestión al señalar que es 'de justicia' que el congreso se celebre en Valencia, dado que, aunque ella también lo hizo, fue Francisco Camps 'el primero que propuso esta ubicación'. 'El que da primero da dos veces', dijo.

En el Congreso de junio habrá tres ponencias: estatutos, política y económica (ver recuadro). En la ponencia de estatutos, considerada la fundamental porque definirá el nuevo esqueleto del PP para los próximos años, tampoco figura ningún cargo de la Comunidad de Madrid. Sí lo hace en la de economía. Engracia Hidalgo, consejera de Hacienda de la Comunidad de Madrid, será una de las ponentes. Aguirre mostró ayer su satisfacción por este nombramiento.

En el círculo de la presidenta de la Comunidad de Madrid consideran que esta intervención es fundamental en los tiempos que corren. Y señalan que la capital 'ha salido muy bien parada' en la Junta Directiva. Pese a estas declaraciones, Aguirre no ha conseguido que Madrid albergue el congreso ni ubicar a uno de sus fieles en la ponencia clave, la de estatutos. También se ha quedado fuera Manuel Pizarro, su apuesta a portavoz parlamentario.

Rajoy reiteró su intención de concurrir a la reelección. 'Si me hubiera visto como obstáculo, no me presentaría', dijo. Señaló que si no tuviera 'un 100% de ilusión' no seguiría porque entre sus objetivos no está el de pasar el tiempo 'sentado en una butacón de la séptima planta de Génova' (sede del PP). No obstante, mantuvo que si alguien quiere modificar la línea del partido 'tiene derecho a hacerlo'.

Acabó con ironía. Apuntó que si en junio sólo concurre un candidato, 'se dirá que es un congreso a la búlgara'. Y que si hay más de uno, se hablará de un partido dividido.