Público
Público

Valverde alcanza lo más alto del podio tras la última etapa que gano De Larrea

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ciclista español Alejandro Valverde, del Caisse D'Epargne, fue profeta en su tierra y se llevó con la autoridad que exhiben los campeones la Vuelta a Murcia, Trofeo Alfonso Gúzman, tras disputarse la quinta y última etapa, que fue al zurrón del también español Koldo Fernández de Larrea (Euskaltel Euskadi).

Los últimos 135 kilómetros, entre Veneziola San Javier y Murcia, fueron una especie de paseo triunfal para Valverde y sus más directos rivales, el italiano Stefano Garzelli y el también español Alberto Contador que fueron los que le acompañaron en el podio final de la carrera.

La última jornada de la carrera mantuvo el guión previsto, pues se prestaba al lucimiento de los esprinters y así fue. Una llegada masiva en la que estuvieron todos los habituales, con el australiano Brown, vencedor de la primera etapa, Haedo, ganador de la tercera, y el español Ventoso y el italiano Palumbo, que han estado en todos los esprints, pero que se van sin mojar.

La jornada tuvo un comienzo nervioso como se esperaba. Era un trazado ideal para los aventureros y varios de ellos lo intentaron sin éxito, ya que los primeros de la general no querían sorpresas y manejaron la etapa a su antojo, especialmente el Caisse D'Epargne del flamante ganador Alejandro Valverde, que propició la llegada masiva.

Valverde y los suyos en ningún momento dejaron que la carrera se le fuera y prueba de ello es que en ninguna de las escapada del día dejaron que el hueco no llegara a los cuatro minutos.

Además, Valverde y su equipo no se olvidaron de la general, pues tanto el último vencedor del Tour de Francia, el español Alberto Contador, como el ganador del Giro de Italia, el italiano Stefano Garzelli, intentaron cogerlo en algún renuncio en los altos puntuables de la jornada, especialmente en el último, el de la Fuensanta, de tercera, pero cuya cúspide estaba situada a tan sólo una docena de kilómetros de la meta final.

Por la cima el primero era Contador, seguido de Valverde. El italiano Garzelli no les perdía rueda y en la bajada el trío de lujo de la carrera daban por bueno lo que había ocurrido en prueba, pasando el testigo a los esprinters.

El triunfo de Fernández de Larrea no fue ninguna sorpresa. Estaba marcado, como también estaba sellado el podio final tras lo visto en la crono del penúltimo día. Un podio de auténtico lujo, propio de las grandes carreras internacionales y que sirve para aupar un poco más a la prueba murciana, que al igual que otras pruebas va superando los momentos complicados por los que atraviesa el deporte de la bicicleta.