Público
Público

Valverde campeón de España a seis días del Tour

EFE

Alejandro Valverde se enfundó por primera vez el maillot rojigualda de campeón de España tras batir en el esprint a Oscar Sevilla, con quien recorrió a solas los 30 últimos kilómetros, y Oscar Pereiro remató el trabajo del Caisse d'Epargne con la medalla de bronce.

A seis días del Tour de Francia, Valverde, que ya había sido dos veces subcampeón nacional (2004 y 2007), refrendó su excelente momento de forma y se impuso en la meta de Talavera, que hervía a 40 grados de temperatura a las tres de la tarde, con un tiempo de 5h13:13 al cabo de 204 kilómetros de trayecto.

El Caisse d'Epargne, la formación más poderosa del campeonato, controló la carrera desde la salida y al final, una vez que falló el cartucho del ídolo local, David Arroyo, remató con su jefe de filas, Valverde, que ganó el título casi sin proponérselo.

Su reciente victoria en la Dauphiné Liberé, tradicional antesala del Tour de Francia, hablaba de la forma incontenible del murciano. Si además estaba ausente el número uno español, Alberto Contador, que reposa tras su victoria en el Giro, el nuevo campeón no podía ser otro que Valverde, bien arropado por los aficionados murcianos a lo largo del recorrido.

Una decena de corredores consolidaron una temprana fuga a partir del décimo kilómetro. Entre ellos, en representación del Caisse d'Epargne, iba José Iván Gutiérrez, cuatro veces campeón de España contrarreloj y una en ruta, que había sido tercero la víspera contra el crono.

La ventaja de los escapados no llegó nunca a los cuatro minutos. El pelotón, con el Caisse d'Epargne vigilante, pasaba la "chicharrera", como la definió el veterano Chente García Acosta, sin forzar la máquina.

El calor y la dureza del recorrido, un circuito de 68 kilómetros con numerosos toboganes y el alto del Piélago, con seis kilómetros de ascenso en el centro, aconsejaban prudencia.

En la segunda subida al Piélago se rompieron las hostilidades. Al paso por el kilómetro 95 Oscar Sevilla y David Arroyo saltaron del pelotón. Se les unió Francisco Mancebo, pero el madrileño cedió muy pronto. De la escapada delantera sobrevivió Gutiérrez, que trabajó para su compañero Arroyo antes de entregarse.

La fuga de Arroyo, Gutiérrez y Sevilla obligó a trabajar atrás al Saunier Duval en beneficio del cántabro Juan José Cobo.

Cuando Gutiérrez cayó del trío delantero en el km.158 y poco después Sevilla reventó al talaverano Arroyo, Valverde tuvo que dar la cara, lo hizo con una autoridad incontestable: en apenas dos kilómetros, en el tercer y último ascenso al Piélago, atrapó a Sevilla, que le llevaba dos minutos de ventaja.

Los dos coronaron juntos el alto y se lanzaron hacia abajo por la estrecha carretera que conduce a Navamorcuende entre hayas y castaños. Quedaban 30 kilómetros para la meta, pero de 20 de ellos en descenso. Por detrás Cobo y Eladio Jiménez les persiguieron para al menos jugarse la medalla de bronce, pero por detrás el grupo les alcanzó ya en las calles de Talavera y el tercer puesto en el cajón fue para Oscar Pereiro.

Los corredores tuvieron que dar tres vueltas a un circuito de 68 kilómetros con un desnivel de 850 metros entre el punto más bajo, la salida y meta (370 metros), y el alto del Piélago, en el km. 34.

Más noticias de Política y Sociedad