Público
Público

Un vecino dice que el asesino confeso de Tolosa "era un sinvergüenza"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El supuesto autor del asesinato de una mujer anoche en Tolosa (Guipúzcoa) "era un sinvergüenza", alguien que "no tenía nada que perder", según ha dicho hoy un vecino de la víctima.

Este hombre, de unos 65 años, ha expresado su malestar en unas contundentes declaraciones a los periodistas cuando salía esta mañana de su portal, el número 25 de la calle Uzturre, en el barrio de Larramendi, el mismo inmueble en el que residía la fallecida, de 39 años y de nacionalidad cubana.

Al asesino confeso, detenido por la Ertzaintza, "lo conocía yo y media Tolosa, porque era un sinvergüenza", ha señalado el vecino, quien ha agregado que "estaba más veces dentro que fuera" (de la cárcel) ya que "andaba trapicheando con todo lo que pillaba".

De hecho, la Ertzaintza ha precisado que el presunto asesino pasó cuatro años en la cárcel y ha sido arrestado anteriormente en siete ocasiones por robos, tráfico de drogas, amenazas y un delito de violencia de género cometido hace tres años contra su anterior pareja.

El hombre ha asegurado que, una vez que ha conocido quién es el presunto homicida no le ha "pillado de sorpresa", dado que "era un sinvergüenza", "alguien que no tenía nada que perder, un trapichero, muy metido en todo".

Su expeditiva descripción del presunto asesino la ha intercalado con comentarios en los que lamentaba el crimen de esta mujer, a la que conocía personalmente y que, según ha afirmado, era de nacionalidad cubana y tenía un hijo con su exmarido.

"No tenía mucha vida social, iba a lo suyo; tenía problemas porque parece que la vida no se portó muy bien con ella", ha indicado el vecino, quien ha añadido que, sin embargo, últimamente "se la veía contenta", puesto que hacía unos cuatro meses que residía en este "piso a estrenar", una vivienda de protección oficial, y "parece como que se le abría un poquito la vida, pero...¡mira!" De hecho, ha recordado, él mismo le dio "la enhorabuena" cuando le tocó la vivienda en el sorteo público.

Otra vecina del mismo portal, una mujer mayor con un perro pequeño, ha comentado que conocía a la fallecida y al supuesto asesino porque tenían un Husky hembra y lo paseaban por el barrio. Se les veía como "una pareja normal", incluso "parecían muy enamorados", ya que solían "ir de la mano", ha comentado la señora, quien ha afirmado que "nunca" oyeron disputas u otro tipo de escándalo por parte de esta pareja.

El primero "F" del número 25 de la calle Uzturre, donde residía la mujer y donde su compañero sentimental supuestamente la asesinó ayer por la tarde, estaba hoy precintado por la Ertzaintza, pero los vecinos entraban y salían con normalidad del inmueble, dado que la mayoría de ellos se ha enterado de lo ocurrido esta mañana por los medios informativos.

Este portal, que hace apenas cuatro meses que está habitado, pertenece a un edificio nuevo de siete alturas de color gris claro y carpintería metálica negra, en torno al cual hay otros de nueva construcción y alguno más aún en ejecución, todos ellos pertenecientes a la promoción Voith-Gorostidi, que incluye pisos libres, tasados y de protección oficial.

El inmueble era esta mañana un ir y venir de vecinos, autóctonos e inmigrantes, pues, según ha podido constatar Efe, entre la decena de vecinos consultados había una joven de Indonesia, una pareja con un niño de Marruecos y, según ha dicho un vecino, "gitanos", posiblemente de origen rumano o similar, "y hasta chinos".

Este señor de mediana edad, que ha explicado que en el portal también residía gente local realojada de unas viviendas que derribaron para la promoción, como era su caso, ha afirmado que en el edificio ya se había producido "algún follón con unos gitanos", pero no, que él supiera, en el que hubiera estado implicada la vecina del primero asesinada.

El conjunto de casas de nueva construcción del barrio de Larramendi donde ha ocurrido esta última muerte de violencia machista queda paralelo a la carretera Nacional N-I, a la entrada de Tolosa desde San Sebastián, y dada su reciente edificación no tiene aún comercios en sus bajos.

Más noticias en Política y Sociedad