Público
Público

Veinte años y mucha sinceridad dan para escribir una biografía de colección

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Apenas con veinte años y haciendo gala de una sinceridad que, por momentos, asusta al más pintado, permiten escribir una biografía digna de guardarse en la mejor colección literaria de cualquier buen aficionado al motociclismo, se trata de la del siempre luchador, como le gusta definirse, Jorge Lorenzo.

Y ya que no podía ser de otra manera, su leyenda y su símbolo, que pasea en su casco, en su equipamiento y en su moto por todo el mundo desde hace varias temporadas, una "X" con una flecha exterior que significa "por fuera", que se hizo famosa tras su exterior nada menos que a dos futuros campeones mundiales como Daniel Pedrosa y Casey Stoner cuando todos coincidieron en el octavo de litro es, desde entonces, su seña de identidad y, literalmente, la protagonista de la portada de su primera biografía.

"En realidad no es una biografía pues si te fijas en la portada en ningún sitio pone que lo sea, es más bien la historia de mi vida hasta la actualidad, hasta mis 20 años. Tenía ganas de hacerlo y desde el principio ha habido muy buena sintonía con Ernest. En el libro he intentado ser lo más sincero y transparente posible y te aseguro que lo he contado todo tal y como es", dijo a EFE a piloto.

"Jorge Lorenzo, Por fuera desde dentro", es la biografía de un piloto de escasamente veinte años con alma de Espartano -reconoce que si aquellos fueron criados para defender la historia de un pueblo, él lo fue para lograr lo máximo en el motociclismo-, escrita por el periodista y comentarista de Televisión Española Ernest Riveras y publicado por la editorial La Esfera de los Libros que hoy se presentó oficialmente en Madrid en presencia tanto del autor como del biografiado.

En el libro, una vez más, Jorge Lorenzo hace gala en las palabras de Riveras, de su habitual y ruda sinceridad sin dejar en el tintero absolutamente nada, pues en el repaso a su incipiente y corta vida no se olvidan de sus primeros pasos en el motociclismo, de la mano de la inicial figura vital de su padre, Chicho, pasando por la competición que le dio a conocer, la fórmula de promoción Cajamadrid Aprilia, que ganó en varias ocasiones antes de dar el salto al campeonato de España y, posteriormente, al mundial.

En ese repaso no se queda nada por desvelar, todo lo conocido y mucho de lo desconocido de este joven "Rocky Balboa" que ha hecho, hace y hará casi de todo por despuntar dentro y fuera de la pista, tanto por sus actuaciones como por sus celebraciones, muy al estilo del italiano Valentino Rossi pero con un punto, si cabe, mucho más irreverente que el del siete veces campeón del mundo.

La relación con su padre, primero de amor y servidumbre y al que considera un dios, aunque reconoce que no ha sido el mejor en cuanto a cariño y educación, hasta el enfrentamiento directo con él en junio de 2006 tras las duras acusaciones que su progenitor vertió en público contra su director deportivo y valedor desde el principio, Daniel Amatriain, es quizás uno de los capítulos más duros de la biografía de quien todavía está llamado a protagonizar grandes gestas para el motociclismo español en el panorama mundial.

Su relación con el castellonense Alex Debón, hombre clave en su despegue definitivo y que ahora, a los 32 años, disfruta de la ocasión de su vida en parte también merced a su asociación con el balear, es otro de los capítulos dignos de leerse con atención.

Alex Debón le procuró la mejor moto como piloto probador de Aprilia y le enseñó todos los secretos de la misma para luchar por el título mundial, además de estimularle con una serie de consejos que, por la contundencia en la gramática empleada en las cartas que le envió al balear, no cayeron en saco roto.

Ahora y en justa reciprocidad, por todo lo que recibió de él, en 2008 Alex Debón dispondrá, para usarla por primera vez en una temporada al completo, de la moto que él evolucionó y que hizo campeón del mundo a Jorge Lorenzo en dos ocasiones.

Es un capítulo interesante en el que se reproducen muchas de las conversaciones del balear con el piloto de la Vall d'Uxó, sus cartas y sus comentarios, literalmente al pie de la letra, tal y como aclara en el libro el propio Alex Debón, buen piloto y mejor persona se mire por donde se mire.

Mención especial también refieren las negociaciones, intensas negociaciones, que muy en secreto pero al final a voz en grito, se realizaron para su fichaje por Yamaha cumpliendo así con el último gran hito y último peldaño para cualquier piloto de motociclismo que se precie, que es acceder por la puerta grande a la "cilindrada reina" del campeonato del mundo de la especialidad, MotoGP.

Irreverente y desafiante, como desde sus inicios, Jorge Lorenzo plantó su impronta a las primeras de cambio y a Qatar llegó con la "humildad" que le caracteriza para hacerse acreedor a la "pole position" de entrenamientos y adjudicarse la segunda plaza en su primer gran premio en MotoGP.