Público
Público

El "viernes negro" de EEUU atrae un fuerte flujo de consumidores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un gran número estadounidense acudió a las tiendas el viernes en busca de ofertas, en el inicio de la temporada de fiestas de fin de año, pero muchos contuvieron sus gastos.

El llamado "viernes negro", que sigue al Día de Acción de Gracias, suele ser la jornada de compras más activa de la importante temporada de las fiestas, que supone casi un quinto de las ventas anuales de la industria minorista.

El ritual anual de los consumidores estadounidense es estudiado en busca de señales de que el comprador está listo para volver a impulsar la economía, después de que la crisis financiera mundial del año pasado provocara la peor temporada de las fiestas en casi cuatro décadas.

Analistas minoristas, que saltaron de centro comercial a centro comercial, observaron a las multitudes y dijeron que los clientes cargaban más bolsas de compras que el año pasado.

No obstante, argumentaron que un alza temprana de las ventas no garantiza una fuerte temporada en las semanas que faltan para la Navidad. Los pronósticos de ventas para la temporada de fiestas de fin de año varían entre una caída de un tres por ciento y un alza de un dos por ciento.

"En esta tienda hay mucha gente y muchas bolsas de compras", dijo a Reuters el consejero delegado de Macy's, Terry Lundgren, en referencia al comercio emblema de la empresa en Manhattan

En su mayoría, los consumidores salieron más a comprar que a pasear.

Linda Stone se presentó pronto en el centro comercial SouthPark Mall en Charlotte, en el estado de Carolina del Norte.

"Hay más gente que nunca", dijo Stone, que ha hecho con sus amigas una tradición de los paseos del "viernes negro".

El índice de minoristas de Standard & Poor's cayó un 1,3 por ciento, un desempeño algo mejor que la baja de un 1,7 por ciento del índice amplio S&P 500, que fue presionado por la posibilidad de un incumplimiento de deuda en Dubai.

Los títulos de minoristas han subido un 47 por ciento este año por expectativas de una recuperación económica impulsada por los consumidores.

MULTITUD CONTROLADA

Se esperaba que unos 134 millones de consumidores de Estados Unidos salieran en busca de regalos este fin de semana, que va desde el "viernes negro" hasta el domingo, según la Federación Nacional Minorista.

Las minoristas de descuento como Wal-Mart Stores y Target habrían de ver el mayor tráfico durante el fin de semana largo, seguidas de las tiendas por departamento como Macy's y Kohl's.

Algunos compradores esperaban desde antes del amanecer, pero la situación estaba más controlada que en ocasiones anteriores, porque las tiendas tomaron precauciones como una apertura más temprana y mayor control de accesos.

"Estaba aterrada de salir. El año pasado fue horrible, las mujeres empujaban y se tiraban por unos zapatos. Esta vez no ha sido así", que compraba en Express en Filadelfia, donde se acuñó la expresión "viernes negro" en la década de 1960.

"Las ventas son sorprendentes, pero honestamente esperaba más", añadió.

Las cadenas minoristas han insistido que no serán obligadas a vender con grandes descuentos, como en 2008, y han pasado gran parte del último año reduciendo sus inventarios para proteger su margen de ganancias.

"El caos y el frenesí se han eliminado. Ahora hay una buena oportunidad de negocios y de ahorro para los consumidores" dijo Marshal Cohen, analista de minoristas de NPD Group.

Más noticias en Política y Sociedad