Público
Público

Villar intimida al fútbol femenino

La RFEF propulsa otra Liga

PEPE GARCÍA-CARPINTERO

La Federación de fútbol movió ficha. Acosada por las reclamaciones de las mujeres, que exigen el derecho al profesionalismo que les niega el reglamento, el organismo que preside Ángel María Villar filtró ayer la remodelación y ampliación de la competición femenina, en la que participarían, como gancho principal, todos los equipos de la Liga Profesional masculina. Dijo contar con muchos adeptos, pero también sabe que tendrá mucha oposición.

La Federación intentó dar un golpe de efecto para aparentar ante los escépticos que sí tiene sensibilidad hacia el abandonado fútbol femenino. Pero sin atender a la petición original de las chicas de poder competir bajo ficha profesional. La Federación no quiere perder el control.

Villar, poco asiduo de las reuniones femeninas de su federación, asistió ayer en persona al Comité del Fútbol Femenino, en el que se debatió sobre la creación de la nueva Superliga y se linchó a las impulsoras de la reclamación de las futbolistas a poder ser profesionales. No aguantó mucho tiempo Villar en el acto. Sólo el suficiente para cargar especialmente contra María José López, la presidenta del Cáceres: "Quién se cree que es esta para exigirme a mí un cambio en los estatutos", pronunció Villar, según uno de los asistentes a la reunión. Todo un logro. En las reuniones anteriores, si acaso, el presidente sólo se había personado para saludar.

Vicente Temprado, presidente del Comité al que ayer Público intentó localizar sin éxito, prolongó la línea dura de Villar. En tono amenazante, exigió a algunos de los asistentes información sobre la recién creada Asociación de Clubes Femeninos (Cáceres, Rayo, Atlético, Málaga, Torrejón, Levante, Huelva, LEstartit, Pozuelo, Zaragoza, C. Alemán y Athletic), formada por los equipos que decidieron aliarse para pelear en conjunto por la profesionalización de la mujer.

La propuesta filtrada por la Federación consiste en la creación de una nueva Superliga, con dos grupos, en la que estarían incluidos todos los equipos de la Liga BBVA y la Liga Adelante, más alguno de Segunda B. "Este es el paso del futuro para consolidar el fútbol femenino y sólo puede ser de la mano de los clubes profesionales", afirmó ayer a Europa Press Ignacio Quereda, seleccionador nacional. Dijo que a la idea ya se han sumado Sevilla, Valladolid, Nastic, Hércules, Murcia, Las Palmas, Eibar, Compostela y Cacereño. Y prometió que también estará el Real Madrid, el gran gancho.

La propuesta y su filtración cayó como una bomba en algunos clubes (muchos se enteraron por Internet), que prometen oposición. "Nos opondremos con todas nuestras fuerzas", declaró a Público Rubén Alcaine, del Zaragoza.

 

Más noticias de Política y Sociedad