Público
Público

Vitamina A controla vaginosis bacteriana en mujeres en edad reproductiva

Reuters

Por C. Vidya Shankar

El uso semanal desuplementos con vitamina A durante el embarazo y el pospartoredujo un tercio la carga de vaginosis bacteriana en un estudiorealizado en Bangladesh.

El efecto fue especialmente significativo a los tres mesesdel parto, según aseguran los autores en American Journal ofClinical Nutrition.

"En el ensayo se utilizaron suplementos, pero la combinaciónde orientación nutricional prenatal efectiva con enfoques decomercialización y provisión de alimentos que garanticen unconsumo adecuado y seguro de vitamina A o betacaroteno duranteel embarazo y el postparto podría tener quizás el mismo efectoen las poblaciones subnutridas", señaló el autor principal,doctor Keith West Jr, de la Facultad Bloomberg de Salud Públicade Johns Hopkins, en Baltimore.

La vaginosis bacteriana (VB) es común en las mujeres en edadreproductiva. Se debe a alteraciones en la microflora vaginalpor los cambios hormonales o la deficiencia de micronutrientes.

Aunque en la gran mayoría de los casos no produce síntomas,duplica el riesgo de que se adelante el trabajo de parto, segúndetalla el equipo de West.

El equipo reunió embarazadas de la zona rural de Bangladeshy las dividió en tres grupos de estudio: 570 recibieron 7.000mcg de equivalentes de retinol por vía oral una vez por semana;664 recibieron 42 mg semanales de betacaroteno (equivalentes a7.000 mcg Res), y 576 recibieron placebo. Todas laspreparaciones incluyeron vitamina E 5.

Las mediciones de los niveles de vitamina A en sangre serealizaron en el primero y el tercer trimestre de embarazo y alos tres meses del parto.

Además, el equipo analizó hisopados vaginales al inicio delestudio, en el tercer trimestre del embarazo y a los tres mesesdel parto. Utilizó la escala de Nugent para diagnosticar lavaginosis, según la carga de lactobacillus, gardnerella ymobiluncus.

A las mujeres con resultados positivos se les ofreció untratamiento de siete días con metronidazol oral.

La prevalencia inicial de VB fue del 5,6; el 7,9 y el 9 porciento, respectivamente, en los grupos tratados con placebo,vitamina A y betacaroteno. En los dos grupos tratados consuplementos, la VB disminuyó más de un 30 por ciento en eltercer trimestre.

La prevalencia de la VB en el tercer trimestre aumentó al7,4 por ciento en el grupo de control, pero bajó al 6,3 porciento en las usuarias de vitamina A y al 5,8 por ciento en lasusuarias de betacaroteno.

A los tres meses del parto, mientras que la prevalencia semantuvo alta en los tres grupos, fue más alta en el grupocontrol (el 12,4 por ciento) que en el grupo tratado convitamina A (el 9,1 por ciento) y en las usuarias de betacaroteno(el 9,8 por ciento).

El 7 por ciento de las mujeres tenía deficiencia de vitaminaA al inicio del estudio y el uso de suplementos con la vitaminala eliminó, aunque el problema se generalizó en los otros dosgrupos: un 14 en el grupo de control y un 10 por ciento en lasusuarias de betacaroteno.

West dijo que estudios experimentales habían demostrado que"la deficiencia de vitamina A puede alterar (y los suplementosde vitamina A, reparar) las células protectoras del epiteliovaginal. Esa función de la vitamina A podría explicarparcialmente los resultados".

"Los próximos estudios sobre las intervencionesnutricionales deberían considerar el uso de estrategias paramejorar el nivel de vitamina A en las mujeres entre ladecimosexta y la vigésima semana de gestación", concluye elequipo.

Varias entidades benéficas -como la Fundación Bill y MelindaGates, Sight and Life (de Basilea, Suiza), el Instituto deInvestigación de Sight and Life (Baltimore, Maryland) y elInstituto de Salud Nutrilite (Buena Park, California)-financiaron el estudio.

FUENTE: American Journal of Clinical Nutrition, online 9 denoviembre del 2011

Más noticias