Estás leyendo: ¿Quién vive aquí?

Público
Público

¿Quién vive aquí?

'A Casa' de Saramago en Lanzarote, la isla que el Nobel de Literatura eligió para vivir, abre sus puertas convertida en museo.

PÚBLICO

Fueron 17 años los que José Saramago pasó en este hogar, donde vivió, soñó, creó y respiró el aire de la isla. Y también los que pasó en ella junto a su mujer, Pilar del Río. Ahora, nueve meses después de su muerte, ‘A Casa' (la casa, en portugués) se abre al público con la idea de mantener viva su memoria a través de un patrimonio tangible. Este legado cultural, que se suma a aquel dejado por el escritor portugués en sus grandes obras escritas, no solo engrandece los valores culturales de la isla, también es un incentivo más para descubrir Lanzarote.

En la biblioteca y la casa en la que vivió el autor de Ensayo sobre la ceguera, localizada en el municipio lanzaroteño de Tías, se conserva el rastro íntimo y personal más importante, más directo y más próximo de la vida de Saramago. Para Fernando Gómez Aguilera, su biógrafo y autor entre otras obras de José Saramago. La consistencia de los sueños, la casa en la que el escritor portugués "imaginó y escribió grandes libros, y se proyectó como una de las grandes conciencias del mundo, es también un legado de huellas de vida (el del ámbito doméstico)".

El escritor, que se instaló en Lanzarote tras publicar la novela El evangelio según Jesucristo, origen de una polémica que en su Portugal natal derivó en el veto del Gobierno a la presentación de la obra al Premio Literario Europeo, vivió desde el principio comprometido con iniciativas locales como la de la Fundación César Manrique. Pero desde ‘A Casa' también con especial cercanía otros asuntos, como la inmigración clandestina o el caso de Aminatu Haidar, que en noviembre del año pasado inició una huelga de hambre en el aeropuerto lanzaroteño para reclamar su derecho de volver al Sáhara Occidental, del que había sido expulsada. En una carta dirigida a la activista saharaui, manifestaba que "el planeta es de todos", y que "todos tenemos derecho a nuestro espacio para poder vivir en armonía".

El nuevo museo abierto por la viuda del escritor conserva todos sus objetos personales, además de la decoración y los muebles del hogar tal y como se encontraban mientras el escritor la habitaba. "Un remanso de paz, de belleza y también un aliciente para no rendirse", según Pilar del Río.

A la entrada, los visitantes reciben una guía titulada Una casa hecha de libros escrita por la mujer del Premio Nobel, en la que explica en qué consisten cada una de las estancias y qué se podrá encontrar en cada ambiente: objetos, libros y obras de arte, entre otras cosas. Próximamente, los dos apartamentos que se ubican sobre la biblioteca de Saramago serán parte de un proyecto ideado por el propio autor quien pensó en una residencia temporal para escritores.


Horario:
Visitas guiadas:
Precio:

Más noticias de Política y Sociedad