Público
Público

Vivir cerca de espacios verdes puede alimentar cuerpo y alma

Reuters

Las personas que viven cerca deespacios verdes pueden sufrir menos problemas de salud,especialmente depresión y ansiedad, que quienes habitan en zonasrodeadas de cemento, según un estudio llevado a cabo en Holanda.

La investigación del Centro Médico de la Universidad VU enAmsterdam, realizada en más de 300.000 adultos y niñosholandeses, halló que quienes viven cerca de "espacios verdes"tienden a tener unos índices más bajos de 15 dolenciasdiferentes.

Hallaron que esa asociación fue especialmente clara en lo querespecta a depresión y ansiedad, lo que sugiere que tomarse unrespiro frente al estrés y el bullicio de la vida urbana puedeser una razón importante para beneficiarse de los espaciosverdes.

Estudios anteriores han demostrado que las personas que vivenen ambientes más verdes tienden a presentar una mejor salud anivel subjetivo.

Sin embargo, este estudio, publicado en el Journal ofEpidemiology and Community Health, es el primero que usa datosobjetivos sobre diagnósticos específicos de salud mental yfísica, dijo la doctora Jolanda Maas a Reuters Health.

Los datos se basan en la constatación de que los espaciosverdes tienen un efecto positivo en la salud y que es "más quesimplemente un bien de lujo", dijo Maas.

Ella y sus colegas reunieron información a partir deregistros médicos electrónicos de 345.143 pacientes deaproximadamente 200 médicos de familia, y usaron una base dedatos de terrenos para estimar los espacios verdes en losdistintos barrios.

En general, según el estudio, una mayor cantidad de espaciosverdes en un radio de un kilómetro de las casas estuvorelacionada con pequeñas reducciones en los riesgos de sufrirproblemas de salud como enfermedades cardíacas, diabetes, dolorcrónico de cuello y espalda, asma y migraña.

La conexión principal se apreció en los casos de depresión yansiedad.

Entre las personas que vivían en áreas con un 90 por cientode superficies verdes, por ejemplo, sólo algo más del 2 porciento fue diagnosticado con depresión, frente a algo más del 3por ciento de quienes habitaban en zonas con un 10 por ciento desuperficie verde.

Maas y sus colegas sugirieron que ambientes rodeados de másnaturaleza podrían tener potenciales efectos positivos sobre lasalud por varios motivos, como el de una mejor calidad del aire ymás oportunidades para hacer ejercicio.

Sin embargo, añadieron los investigadores, la relación entredepresión y ansiedad sugiere que la reducción del estrés y unaposibilidad más reducida de "fatiga en la atención" podría serespecialmente importante.

El estudio también halló que la relación entre espaciosverdes y salud fue particularmente importante entre los niños ylos grupos con menos ingresos, lo que, según especulan losinvestigadores, podría deberse a la tendencia de estos grupos apasar buena parte de su tiempo cerca de casa.

FUENTE: Journal of Epidemiology and Community Health, octubredel 2009

Más noticias de Política y Sociedad