Público
Público

Vuelve a las aulas con esta silla

Recuerda a las del parbulario. Pero además del diseño, la guinda de este producto es que no se vende construido

ISABEL REPISO

La vuelta a los ochenta manda; matizada por algunos toques de modernidad. Es el caso de esta silla, que en su simplicidad recuerda a las del parbulario. Pero además del diseño, la guinda de este producto es que no se vende construido.

Como sucede con los muebles del universo Ikea, hay que montarla (con el plus de adrenalina que esto supone para cualquier bricómano que se precie). Por ello, una de las premisas al idearla fue la ligereza de sus materiales, que facilita enormemente su transporte. El colectivo satelital OutOfStock formado por Sebas, de Barcelona; Gabe, de Singapur; Wend, de Londres; Gucci, de Buenos Aires; y Lu, de Lisboa firma el objeto, que está elaborado en hoja de acero y madera de haya.

Bautizada Naked chair, la idea era "desmaterializarla y reducirla a un estado elemental", explica el portugués Luciano Betoldi. La silla usa su estructura como un valor estético basado en la simplicidad, siguiendo el precepto del "menos es más". Su resistencia procede del juego de tensiones que crean las hojas de acero, las láminas de madera (entrecruzadas a modo de tirantes sobre el asiento) y el peso que soporta.

Más noticias de Política y Sociedad