Público
Público

Las Williams, cara a cara con las mejores raquetas del tenis ruso

EFE

Las semifinales femeninas de Wimbledon enfrentarán este año a las todopoderosas hermanas Williams con las dos mejores raquetas de Rusia, la mayor potencia tenística del mundo en la actualidad, en manos de Dinara Safina y Elena Dementieva.

De esta forma la ganadora del torneo londinense será una de las cuatro mejores jugadores del mundo, lo que hace presagiar unas semifinales al más alto nivel y prácticamente calcadas a las del año pasado.

Repiten dos años consecutivos tanto las hermanas Williams como Elena Dementieva, mientras que la gran novedad ha sido la rusa Safina en detrimento de la china Jie Zheng, quien este año cayó eliminada en segunda ronda al perder su enfrentamiento contra la eslovaca Daniela Hantuchova.

Especialmente importante parece la cita para Safina, a quien le ha resultado especialmente costoso llegar hasta semifinales por no haber alcanzado su mejor nivel de juego, algo que también le ocurrió hoy, cuando tuvo serios problemas para superar a la alemana Sabine Lisicki (6-7, 6-4 y 6-1), número 41 del mundo, y con sólo una participación en Wimbledon en su haber.

La rusa ha reconocido en este campeonato que desea acallar esas voces que la critican por ocupar el número uno sin haber ganado ningún Grand Slam. Una victoria en el All England Club premiaría por fin el buen momento de forma que le ha aupado hasta el número uno de la WTA.

"Hoy volví a tener un inicio muy lento, como si estuviera jugando al 50%, hasta que estoy por debajo y entonces empiezo a hacerlo mejor", dijo Safina tras el partido para lamentarse luego especialmente por el número de dobles faltas que cometió (15) y que le costaron puntos importantes como el del desempate del primer set.

Safina tendrá que enfrentarse a la vigente campeona del torneo, Venus Williams, contra la que ha perdido en dos de las tres ocasiones en las que han jugado, pero a la que ganó en el último duelo que disputaron, en las semifinales del torneo de Roma.

Su compatriota Dementieva ganó con más facilidad a su rival, la italiana Francesca Schiavone, una de las sorpresas de esta edición de Wimbledon y a la que venció por 6-2 y 6-2.

La madre de Safina fue precisamente la primera entrenadora que tuvo Dementieva en su carrera, una curiosidad que desveló hoy la tenista rusa, quien está demostrando una gran fortaleza durante lo que va de competición, ya que todavía no ha cedido un solo set en los cinco partidos que ha jugado.

Su rival del jueves, Serena Williams, tuvo que emplearse duro para superar a la bielorrusa Victoria Azarenka, a la que se impuso por un trabajado 6-2 y 6-3, tras remontar un 2-3 en contra en el último set y anotarse cuatro juegos consecutivos luego.

Mientras, su hermana apeó a la polaca Agnieszka Radwanska, cabeza de serie número 11, por un contundente 6-1 y 6-2.

La menor de las Williams intentará pasar a la final con el objetivo claro de sacarse la espina que se le quedó clavada en 2008, cuando fue Venus quien se llevó el gato al agua al vencerla en dos sets en el último partido.

Entre las dos representantes norteamericanas suman un total de siete títulos en Wimbledon, cinco para Venus y dos para Serena, lo que las convierte en las reinas de este torneo sin duda alguna, y les cuelga el cartel de favoritas, ya que ni Safina ni Dementieva han logrado vencer en este torneo.

"Tenemos un estilo de juego muy bueno, servimos fuerte, y creo que también devolvemos bastante bien", resaltó Serena Williams sobre el juego que tanto ella como su hermana practican.

Antes de las semifinales femeninas se disputarán los cuartos en categoría masculina, en los que el español Juan Carlos Ferrero se medirá con el ídolo local, el británico Andy Murray, número tres del mundo, y a priori uno de los favoritos para disputar a Roger Federer esta edición de Wimbledon.

Más noticias de Política y Sociedad