Público
Público

Y el Nobel de la Paz 2010 es para... Silvio Berlusconi

El comité que propone la disparatada candidatura del premier italiano sigue adelante tras la sorpresa protagonizada por Obama

HENRIQUE MARIÑO



Si Obama lo ha conseguido, ¿por qué no va a lograrlo Silvio? El comité que apoya la candidatura del primer ministro italiano al Premio Nobel de la Paz ha engrasado su maquinaria para obtener el galardón en 2010. Lo que parecía una marcianada hace unas semanas, hoy se les antoja posible: ¿Quién habría apostado un mísero céntimo de euro por la elección de Barack Obama?

Italia está hambrienta de Nobel. Más de un siglo sin merecer el pacífico distintivo ha impulsado al Comité de la Libertad (vinculado al partido del Cavaliere, el PDL) a plantarse el 16 de enero de 2010 con un sólido candidato: Berlusconi. ¿Méritos? Que le pregunten a Obama.

A saber: si el presidente estadounidense quiere salir de Irak, su homólogo italiano terció para destensar la tensión en Georgia; si el afroamericano ha mediado (sin éxito hasta el momento) entre israelíes y palestinos, el blanco aficionado a los rayos uva también lo ha intentado; si Barack sueña con un mundo sin —o con menos— armas nucleares,  Silvio cooperó para que dos países armados hasta los dientes finiquitasen de una vez por todas lo que podría quedar de la Guerra Fría; y si Obama tendrá que hilar fino para cerrar Guantánamo, qué se le va a pedir a Berlusconi con la isla de Lampedusa, saturada de inmigrantes en busca de un futuro en Europa.

Por lo demás, es probable que en el Comité de la Libertad (cuyo objetivo, además del Nobel, es "derrotar a la Hiroshima cultural que está minando nuestros valores, la paz y el sistema económico, político y cultural", y esto sí que merece un guau en toda regla) se hagan la siguiente pregunta: ¿Hablamos del mismo Nobel ganado por Kissinger, Anwar el Sadat, Peres, Arafat...? Entonces Silvio es nuestro hombre.

Aunque todo lo anterior debería ser leído (al igual que ha sido escrito) con ironía, los lectores interesados en saber realmente qué ha hecho Berlusconi para merecer esto, pueden leerlo aquí.

En resumen, y siempre según el Comité: mediación en la crisis Rusia-Georgia (vía su amigo Putin), envío de misiones (militares) de paz, tratado con Libia (ex colonia italiana), influencia en el nombramiento de Rasmussen como secretario general de la OTAN y haber organizado una cumbre que "será recordada como el G-8 de la Paz" (sic).

Estos son los argumentos, entrecomillables, aducidos por los que apoyan su candidatura al Nobel. Pueden ser consultados en su web mientras escuchan su propio himno, por supuesto, de la paz. Si les da pereza, el vídeo situado bajo estas líneas es impagable: vera canción ligera italiana aderezada con imágenes del Cavaliere paseando por la zona del Abruzzo devastada por el terremoto. Acompañado, pueden imaginarlo, por Barack Obama. ¡¡¡Silvio, Silvio, grande!!!

 

Más noticias de Política y Sociedad