Público
Público

"Ya no puede hacerse una transición del papel al digital sin sangre"

En el Congreso de Huesca se dibujó en tabletas un futuro todavía incierto para los medios de comunicación donde lo único claro es que los periódicos no tienen ningún papel

NACHO ROJO

"Internet está aquí para quedarse" es, quizá, una de las frases de más difícil atribución, tantas veces repetida desde hace una década por directivos con o sin corbata. Quizá tan complicado como eso de que "Internet no es el futuro, es el presente", dogma tan reiterado como poco aplicado en el mundo de los medios de comunicación.

Porque es un presente "de boquilla", según algunos de los 'gurús' reunidos en el la XII edición del Congreso de Periodismo Digital de Huesca. "A estas alturas ya no se puede hacer una transición sin sangre", aseguran los representantes del ‘ala dura', para quienes la timorata apuesta de los medios ante la revolución digital acabará rápidamente con ellos a no ser que desde ya "saquen los bidones de gasolina" o cuelguen de los pulgares al próximo jefe de sección que tenga una ocurrencia tan absurda como "guardarse una exclusiva para el papel".

Si en anteriores ediciones del veterano Congreso siempre quedaba cierta sensación de déjà vu y de "joder, es que no avanzamos nada", con un futuro apocalíptico que siempre estaba a la vuelta de la esquina, en el último es cierto que ya todo el mundo da por hecho lo evidente: "En unos años, pocos o muchos, dejará de haber periódicos impresos en papel".

Esa frase —leída por Javier Moreno, director de El País, en la inauguración del Congreso— ya fue dicha hace unos años por su patrón Juan Luis Cebrián, pero no deja ser relevante en un contexto en el que ya "no basta con decirlo, hay que hacerlo".

En el diario de Prisa se ha puesto a los mandos ‘gente de Internet' y se ha revolucionado la redacción con medidas tan 'dramáticas' como hacer entrar a las 8 de la mañana a periodistas de papel para arrancar el día, cuando en otras redacciones solo están las señoras de la limpieza con el tipo raro de Internet que termina de volcar el periódico (poniendo algún enlace, eso sí).

"Dejará de existir la posibilidad de levantarse, bajar al quiosco y sentarse a leer el periódico de papel"

"Y sí, igual que han dejado de fabricarse ciertos carretes de fotografía en blanco y negro, la añorada Kodachrome 64, las Polaroid o resulta imposible encontrar cualquier novedad musical en vinilo, un día dejará de existir la posibilidad de levantarse, bajar al quiosco y sentarse a leer el periódico de papel tomándose un café", leyó Moreno (discurso.doc).

Y sí, discursos mucho más radicales ya se escucharon hace años: "Los medios de Internet morirán antes que los de papel", auguró hace un par de Congresos Guillermo Culell, porque "lo hacemos tan mal que los usuarios no nos necesitan". Y ya entonces lo irrelevante era hablar de soportes, cuando estaba la supervivencia de los medios de comunicación.

Aunque queden redacciones donde se pide a los de Internet cambiar el tóner de la impresora, hoy las redes sociales y los nuevos dispositivos empujan fuerte para hacer ‘tableta' rasa con el presente, como el tsunami de Japón, y no hay imprenta donde esconderse.

Alguien poco sospechoso como Josep Ramoneda, "poco dado a las nuevas tecnologías", reconoció que si un día consulta la prensa en Internet antes de comprarla en papel, "probablemente ya no la compre, porque se me hace antigua".

¿Qué es la noticia? Los estudiantes de Periodismo que acudieron al Congreso de Huesca seguro que ya lo saben, pero desde luego ahí no lo aprendieron: no hay noticias, hay "flujo informativo".

Las noticias del papel son ahora el flujo informativo de la Red La palabra 'flujo' fluyó con fluidez por la sala en las ponencias, especialmente en los discursos donde el periodismo se mezclaba sin rubor con los blogs, ‘twitters' y ‘facebooks'. Las noticias del papel son ahora el flujo informativo de la Red.

Lo que no quita que estuviese presente en varias ponencias la perenne y loable reivindicación de la profundidad, el análisis, el sosiego e incluso el libro, que aporta el periodismo del bueno. Los de la ‘nueva narrativa' solicitaron a la audiencia que al menos no se desprecien otros valores de la información, como la oportunidad y la inmediatez.

El papel de los periódicos, decir qué es importante y qué no, qué leer y cuando hacerlo, se ha disipado. Como ocurre con la música, donde una discográfica cada vez tiene más complicado colocar a un Bisbal de la vida a un usuario de Spotify, los medios lo tienen cada vez más difícil para ser prescriptores de la actualidad.

Los expertos consultados por Público.es sitúan la muerte de la prensa de papel, al menos de la mayoría de las cabeceras, en unos cinco años. Además confían poco o nada en los modelos de pago en Internet. Creen en las tabletas y otros dispositivos por llegar pero no está tan claro que sean las tabletas de salvación para la industria. Confían en el poder de las redes sociales, aunque no cambien la esencia del periodismo, y coinciden en que los medios tradicionales deben adaptarse o dejar paso.

El papel durará más o menos, las redes sociales aportan otra calle donde poner la oreja, las tabletas quizá nos den algo más de comer... Pero lejos del dramatismo que provoca la crisis en general y la de los medios en particular, los asistentes al Congreso que quisieran se pudieron llevar un mensaje optimista: todo está por hacer y las posibilidades son infinitas. Y no hay recetas: pensar, experimentar, errar, volver a experimentar...

Las redes sociales han entrado a formar parte del relato periodístico tal y como se ha demostrado en la revolución que se vive en el mundo árabe. Existe una nueva "calle virtual" a la que los periodistas pueden salir igual que salen a la calle real y el profesional ha de convertirse en un editor de medios sociales para gestionar las cuentas de redes como Facebook y Twitter.

EMPRENDIMIENTOS EN INTERNET
La audiencia valora el contenido original. Los primeros periódicos nativos digitales buscan su espacio haciendo algo nuevo bajo las banderas de siempre y entendiendo el medio como un espacio dirigido a las inmensas minorías. Los nuevos proyectos abogan por el valor del auténtico periodismo, de la independencia, conscientes de que los primeros años son siempre una larga travesía del desierto que al final arroja sus frutos.

TABLETAS
Las empresas periodísticas acogen con expectación la llegada de las tabletas, unos dispositivos de penetración aún incipiente en los hogares, pero que vienen acompañadas de ecosistemas de distribución y cobro que recuperan la posibilidad del pago por contenido editorial. Los modelos de negocio todavía están en construcción.

REPORTAJES DE LIBRO
Existe una creciente demanda de un periodismo de aliento largo, un periodismo reflexivo, analítico y profundo que tiene cabida mejor que en ningún otro espacio en el formato libro. Pero el formato tradicional tiene limitaciones que se antojan irresolubles. El autor de libro pierde el contacto con el lector, el pulso directo con el público.

FUENTES
La publicación de la mayor filtración de la historia, el llamado Cablegate, ha iluminado un nuevo aspecto de la crisis que vive el periodismo: la pérdida de la confianza de las fuentes. Alguien se fía mas de Julian Assange y sus hackers internacionales que de The New York Times; un fracaso de la prensa por más que lo vendamos como un triunfo.

Leer más

 

Más noticias de Política y Sociedad