Público
Público

Zapatero afirma que siempre dijo la verdad "dentro de la prudencia" sobre el diálogo con ETA

EFE

El jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha intentado hoy explicar por qué no hizo públicos los contactos con ETA tras el atentado de la T-4 y ha asegurado que "siempre" ha dicho la verdad "dentro de la prudencia" necesaria cuando está en juego la seguridad del Estado.

Entrevistado en TVE, Zapatero ha insistido en la "transparencia" de su Gobierno, el primero que pidió autorización al Parlamento para iniciar el diálogo, y ha recordado que podía estar en riesgo la seguridad de las personas que trabajaban "con todo su mejor afán" por ver el fin de la violencia.

Ante la acusación del PP de que el Gobierno ha jugado con la ley al pedir la ilegalización de ANV y del PCTV cerca de las elecciones, se ha mostrado convencido de que el principal partido de la oposición le habría criticado también si hubiera iniciado antes el proceso.

"No he sentido ni un día el apoyo del PP", ha asegurado Zapatero, para quien lo que ha cambiado en esta legislatura no ha sido la existencia de contactos con ETA, "que los ha habido en democracia en muchas ocasiones", sino que el principal partido de la oposición haya elegido como objetivo "esencial" la lucha antiterrorista.

Tras lamentar esa "durísima oposición" sufrida "desde el primer día de Gobierno" y fueran cuales fueran las circunstancias vividas, ha confiado en que los ciudadanos digan que ese cambio no les gusta porque lo que quieren ver es una oposición "arrimando el hombro".

No obstante, ha preferido dejar para el debate electoral con el líder del PP, Mariano Rajoy, el análisis del papel de cada uno en el proceso de paz.

Junto a esta cuestión, Zapatero se ha referido a la exclusión del alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, de las listas electorales del PP, ha estimado que más que un hecho concreto se trata de "toda una categoría" que lleva a preguntarse dónde se ha situado el principal partido de la oposición "en términos políticos e ideológicos".

"¿Qué tipo de liderazgo es aquél que no integra a la mayoría, a todos aquellos que quieren aportar y que es dependiente de lo que hacen o dicen otros?", se ha preguntado también.

En cuanto a los acuerdos con la Iglesia, ha reconocido que muchos ciudadanos son partidarios de una reforma de las relaciones preferentes con los católicos, pero ha apostado por la "prudencia" y por estar "por encima de la actitud de algunos obispos muy beligerantes y poco respetuosos con las leyes que aprueba el Parlamento".

Más noticias de Política y Sociedad