Público
Público

Zapatero asegura que el PP sólo cifra sus esperanzas en ver cuánto sube el petróleo

EFE

El líder del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, ha contrapuesto hoy el proyecto comprometido con las necesidades de los ciudadanos y las políticas sociales que, a su juicio, representan los socialistas, con la alternativa del PP, que "sólo cifra sus esperanzas en ver cuánto sube el petróleo".

"No acaban de pasar las elecciones y ya están pensando en las próximas", ha recriminado Zapatero al PP, al que ha avisado de que esta circunstancia, que les llevó a perder los comicios generales del 9 de marzo, "seguramente" hará que les pase "lo mismo" en la próxima cita electoral.

Zapatero ha clausurado en la localidad navarra de Burlada el noveno congreso regional del PSN, en el que ha sido elegido Roberto Jiménez como nuevo secretario general, un acto al que también ha asistido el secretario de Organización del partido, José Blanco.

Precisamente Zapatero ha bromeado con la presencia de Blanco y el hecho de que, el verano pasado, algún sector del PSN responsabilizara personalmente al secretario de Organización de los socialistas del hecho de que finalmente UPN esté gobernando en Navarra.

Al respecto, ha opinado que la relación entre Blanco y los socialistas navarros "progresa adecuadamente".

Buena parte de su intervención la ha dedicado al PP, al que ha afeado su carencia de proyecto político, porque, según Zapatero, sólo basa sus esperanzas en la subida del precio del petróleo para criticar al Gobierno.

Un Ejecutivo, ha recapitulado, que defiende un proyecto comprometido con las necesidades de los ciudadanos y con sus problemas y que aboga por ampliar las políticas sociales.

A renglón seguido, ha sostenido que el PSOE no tiene problemas de identidad ni tampoco ha antepuesto "jamás" los intereses de partido a los intereses generales y del país.

"Nosotros no necesitamos disfraces cada equis tiempo, diciendo que vamos al centro (...); nosotros siempre somos lo que hemos sido, un partido de izquierdas al servicio de España", ha agregado.

También ha saludado que el PP haya pasado "en tan poco tiempo" del "se rompe España" al "hay que dialogar con los socialistas", porque eso demuestra, a su entender, que el PSOE tenía razón cuando en la pasada legislatura cuando decía que el partido que lidera Mariano Rajoy estaba jugando con "intereses partidistas".

No obstante, lo principal para Zapatero es que se recupere la tesis de la convivencia en la España plural, del respeto a las identidades y del diálogo.

"Si cambian de opinión e intentan rectificar, bienvenidos sean", ha señalado.

Junto a estas reflexiones, ha hablado del 37 Congreso Federal del PSOE que se celebrará el próximo fin de semana y al que ha manifestado su disposición a optar de nuevo a la Secretaría General si sus compañeros lo desean.

Un cónclave que le produce un "especial interés" porque se producirá después de ganar las elecciones generales y al que los socialistas llegan con un partido "fuerte, unido y seguro de sí mismo" y como "alternativa y única salida al fracaso de las políticas neoconservadoras de derechas".

Sin olvidarse de la economía, se ha dirigido a quienes "puedan tener otras sensaciones" para garantizarles que el país "va a salir fortalecido" y que va a recuperar el ritmo de crecimiento, manteniendo, además, las políticas sociales.

Frente a los "decretazos" y recortes del PP, ha contrapuesto las "recetas" del PSOE, sustentadas en el diálogo social, más apoyo a los que lo necesiten, subida de las pensiones, extensión de las políticas sociales, mayor número de becas y ayuda a trabajadores, pensionistas y rentas más bajas.

Al PP le ha dicho también que no piensa seguir sus recomendaciones de reducir el gasto público, antes de comprometerse a mantener e incluso incrementar la ayuda al desarrollo.

Después de anunciar que "dentro de poco" visitará Navarra como presidente del Gobierno, ha avanzado que el Gobierno apoya la llegada de la alta velocidad a esta Comunidad.

Roberto Jiménez, por su parte, ha criticado a NaBai, una organización que, a su juicio, practica una política anclada en el siglo XIX, porque los derechos de los ciudadanos están supeditados a los derechos de los territorios, y porque la ideología sustituye a la razón.

Más noticias de Política y Sociedad