Público
Público

Zapatero dice que no se controla la inmigración con "leyes más duras" ni con "discursos henchidos"

EFE

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha asegurado hoy que la inmigración no ha de controlarse mediante la puesta en marcha de "leyes más duras" ni con "discursos henchidos", ya que ambas respuestas son "simplemente una terapia tranquilizadora en un momento coyuntural".

Zapatero, quien ha presentado el nuevo libro del juez Baltasar Garzón, "La línea del horizonte", ha hecho esta afirmación en el marco de un debate que, entre otros asuntos, ha abordado el sistema que el Gobierno de Silvio Berlusconi ha elaborado recientemente para combatir la inmigración ilegal.

Así, el jefe del Ejecutivo ha criticado que en el seno de la Unión Europea haya Estados que "corran por delante" o "en solitario a la hora de establecer decisiones" y, en cambio, ha defendido un sistema de cooperación común.

"Mientras no construyamos en su inmensidad una política común de la UE no tendremos una respuesta satisfactoria al problema migratorio", ha recalcado el presidente del Gobierno en el coloquio con Garzón.

Por ello, ha insistido en que atajar la inmigración irregular desde la reforma legislativa es "insuficiente", ya que, a su juicio, "no hay respuesta de gobernabilidad" a este fenómeno "si no hay cooperación con los países de origen" y si, en consecuencia, no existen relaciones diplomáticas ni ayudas al desarrollo.

Zapatero, en definitiva, ha defendido la cooperación con los países de origen como la "única respuesta eficaz" contra la inmigración irregular "a medio y a largo plazo".

Cooperación que debe ponerse en funcionamiento desde "la óptica de la Unión Europea", dada su "relevancia" para llevar a cabo "una política de alcance eficaz" con África, el continente del que salen muchas personas hacia España y que "más sangra de pobreza".

África, ha continuado Zapatero, va a padecer en el futuro las presiones migratorias "más importantes", de modo que ha apelado a la consecución de una "receta seria y común".

Así, el presidente del Gobierno ha afirmado que "sólo con la cooperación se consigue repatriación", pero no mediante "discursos henchidos" o con "leyes más duras", ya que ambos métodos los ha definido como "una terapia que puede resultar tranquilizadora en un momento coyuntural".

En este contexto, Zapatero, quien la semana próxima visitará Italia para participar en la Cumbre de la FAO, ha eludido cualquier referencia al Ejecutivo de Silvio Berlusconi, que acaba de modificar su legislación para hacer frente a la inmigración.

Más noticias de Política y Sociedad