Público
Público

Zapatero niega contactos con ETA y duda de su voluntad de dejar las armas

EFE

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha opinado hoy que ETA no tiene la voluntad real de abandonar las armas, ha negado tajantemente que el Ejecutivo mantenga contactos con los terroristas y ha asegurado que la banda tiene hoy en día menos posibilidades de pervivir que nunca.

En una entrevista en Veo7, recogida por Efe, Zapatero ha sostenido que "no hay ningún tipo de contactos" y ha subrayado que que ETA y su entorno "saben muy bien que no hay margen ninguno de negociación, que tienen que abandonar las armas".

Zapatero ha dicho que el Gobierno no descarta más comunicados de ETA, pero ha sido rotundo a la hora de afirmar que son los hechos lo que cuentan y que la realidad será la que demuestre "si tienen capacidad e intención de mantener o no la actividad terrorista".

Pese a reconocer que costará mucho tiempo hasta que llegue el día de poder decir que ETA "se ha extinguido definitivamente", hoy por hoy, en opinión del presidente del Gobierno, sí se puede aseverar que ha ganado la democracia.

Y más aún desde el proceso de paz de 2006, ha indicado, porque entonces la inmensa mayoría de la sociedad vasca "quedó convencida de que quien no había querido la paz fue ETA".

"Los pocos apoyos que tenía los ha ido perdiendo, y un terrorismo de las características del de ETA, sin apoyo social, está condenado a la desaparición", ha pronosticado.

Sobre la posibilidad de que la izquierda abertzale pueda presentarse a las instituciones, ha recordado que es necesario cumplir escrupulosamente las leyes, de tal manera que quienes han estado amparando el terrorismo y ahora dicen que se han alejado de él "tienen que demostrarlo".

A este respecto, ha garantizado que el Gobierno será estricto dentro de sus competencias para que "alguien que no cumpla las reglas juego" pueda estar en las instituciones.

"Condenar a ETA es un paso importante, pero la última palabra está en manos de los tribunales", ha agregado.

También ha defendido al presidente de los socialistas vascos, Jesús Eguiguren, de quien ha dicho que ha pasado estos últimos años intentando "desinteresadamente" acabar con la violencia y que ha hecho de ese objetivo el "leitmotiv" de su vida política, incluso "asumiendo riesgos serios. EFE

Más noticias de Política y Sociedad