Público
Público

Zapatero subraya la baja presión fiscal y descarta nuevas subidas

El presidente saca pecho para recordar que hoy la carga impositiva es la menor desde 1995

L. CALVO/ B. CARREÑO

No habrá nuevas subidas de impuestos. Zapatero descartó ayer de forma contundente en una entrevista televisiva que al incremento del pasado viernes de impuestos indirectos pueda seguirle más subidas fiscales. Recogía con ello el guante lanzado por Mariano Rajoy horas antes en el Congreso. Cuando éste le recriminó que elevara los impuestos sólo cinco días después de las elecciones, Zapatero se limitó a sacar pecho sobre su política fiscal: "La presión es hoy en España del 32,8% del PIB, la más baja desde 1995".

Entonces evitó contestar directamente si habría nuevas subidas. El anunció, rotundo, lo guardaba para la entrevista televisiva que a mediodía concedió a Cuatro. Ante las preguntas de la periodista, respondió tajante que "no" habrá ninguna subida del IRPF durante 2009.

El compromiso de Zapatero, quien también garantizó que no abarataría el despido, acalla las voces que desde el Ministerio de Economía insistían en la revisión del actual sistema de política fiscal para incrementar los ingresos del estado. La propia vicepresidenta Elena Salgado advirtió la semana pasada que el Gobierno iba a "pasar revista a muchas figuras, tanto en los ingresos como en los gastos; no hay nada decidido, ni fuera de la discusión".

El golpe de timón del presidente choca incluso el principal órgano consultivo del Gobierno, el Consejo Económico y Social, que hace un par de semanas recomendó elevar la tributación a las rentas más altas. En este caso, Salgado reforzó ayer la posición del presidente asegurando que un incremento de ese tipo generaría "pocos recursos" y, por contra, produciría distorsiones en la "progresividad fiscal".

Durante la entrevista, el presidente se detuvo a explicar el incremento de las tasas sobre los carburante y el tabaco. "La subida de ambos impuestos tiene una finalidad positiva para la economía y la sociedad", defendió. En el caso del tabaco "no es recaudatoria" sino "una medida contra el tabaquismo". En el caso de los combustibles sí tendrá una repercusión importante en la hacienda Pública. "Nos dará mil millones, una décima del PIB, pero también nos servirá para ahorrar energía", subrayó.

Su explicaciones completaban la defensa que por la mañana había hecho de la política fiscal del Gobierno. Durante la sesión de control, Rajoy escarbó, como de costumbre, en la coyuntura económica para hostigar al Gobierno. En esta ocasión, el presidente del PP reprochó "un engaño más" al aprobar el incremento de impuestos "cinco días después de unas elecciones en las que hablaron de brotes verdes y una inminente recuperación".

Como acostumbra, Zapatero le esperaba cargado de datos. El presidente esquivó la última subida y saltó directamente a las estadísticas impositivas. "Cuando llegamos al Gobierno, la presión fiscal era del 34% sobre el PIB" frente al 32,8% actual, replicó. Según los datos del Economía, el Gobierno ha bajado el IRPF en 10.000 millones, el impuesto de sociedades en 4.000 millones y ha suprimido el de Patrimonio. "Tenga la valentía de reconocer que este Gobierno ha bajado los impuestos en 20.000 millones", le pidió a Rajoy. Éste, inalterable, respondió: "Si ha bajado la presión fiscal es porque ha bajado la actividad y ha bajado la recaudación. Eso es consecuencia de su pésima política económica".

Más noticias de Política y Sociedad