Público
Público

Zimbabue vota con deseos de cambio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Con pocos incidentes, muchos errores técnicos y un lento proceso de voto, los habitantes de Zimbabue acudieron hoy a las urnas en unas elecciones generales en las que la esperanza del cambio se convirtió en el deseo más intenso.

Cerca de seis millones de votantes desfilaron por los colegios electorales del país para votar simultáneamente en los comicios presidenciales, parlamentarios y municipales, una coincidencia que nunca se había dado antes.

El presidente en funciones, Robert Mugabe, de 84 años, en el poder en Zimbabue desde la independencia del país, en 1980, se presentaba a una nueva reelección. Sus principales rivales fueron el líder opositor Morgan Tsvangirai y el candidato independiente y ex ministro Simba Makoni.

"Quiero votar porque en los últimos cinco años he estado desempleado, y quiero un partido que pueda generar empleo", dijo a Efe en un centro de votación de Harare Moses Dong, de 29 años.

El país acudió a las urnas en medio de una crisis económica, con un 80 por ciento de desempleo y una inflación del 100.000 por cien, la mayor que se conozca en países que no atraviesan guerras.

Durante doce horas, cada elector pudo depositar su sufragio en cuatro urnas distintas (presidente, diputados, senadores y autoridades locales). La oposición lamentó que la votación fue muy lenta y teme que la espera pudo restar muchos votos.

El portavoz del opositor Movimiento para el Cambio Democrático (MDC), Tendai Bitti, dijo a los periodistas que en el proceso de emitir el sufragio se tardaba hasta veinte minutos.

"Con este promedio, va a ser un desastre", agregó Bitti, que pidió una prolongación del horario de votación.

Pero las autoridades electorales dejaron que se cumpliera el programa, y sólo permitieron votar más allá de la hora de cierre a las personas que estaban en la cola.

La Red de Apoyo Electoral de Zimbabue (ZESN), una coalición de organizaciones no gubernamentales, en un primer informe, dijo que había recibido datos de varios incidentes durante la jornada, incluyendo actos de violencia e intimidación.

Citó un tiroteo en la población de Insiza tras un altercado entre militantes de la oposición y del Gobierno. Un transeúnte murió al ser arrollada por un vehículo de la oposición que era tiroteado por partidarios del Gobierno.

También mencionó el atentado que sufrió la vivienda de una candidata del partido gobernante para el Parlamento, Judith Nkwanda. Su casa fue atacada dos cócteles motolov arrojados por desconocidos, pero no hubo víctimas.

Según ZESN, hubo actos de intimidación de partidarios del Gobierno que indicaban a los electores a quién votar; muchas personas no pudieron emitir su voto por no figurar en el padrón electoral o errores en los documentos de identificación.

Los comentarios de muchos votantes expresaban la esperanza de que, con estos comicios, haya cambios en el país para que pueda superar la crisis económica que arrastra desde la caótica reforma agraria de comienzos de esta década.

"Quiero votar por un partido que provea alimentos y una vivienda para mi familia", dijo la vendedora Betty Gwae, de 51 años.

La oposición reiteró sus temores de que, como ha denunciado en anteriores ocasiones, Mugabe recurra al fraude para mantenerse en el poder, y acusó al presidente de persistir en "trastornar la voluntad de la gente".

Tsvangirai, líder del MDC, un partido fundado en 1999 y que en los comicios de 2002 estuvo cerca de alcanzar la victoria dijo que, de momento, las condiciones previas no aseguraban una elección limpia.

"Aunque gane el MDC, aún así las elecciones no podrán ser consideradas como libres ni justas", insistió Tsvangirai.

Se desconoce cuándo se conocerán los resultados finales. De acuerdo con cálculos anteriores de las autoridades electorales, el anuncio del ganador en la elección presidencial se puede prolongar varios días.