Público
Público

La zona afectada por el seísmo cambia la ley del hijo único para las familias que perdieron a sus niños

EFE

La provincia de Sichuan (suroeste de China), la más afectada por el terremoto del pasado 12 de mayo, ha modificado su política del "hijo único" para que aquellas familias que perdieron a sus niños en el seísmo puedan volver a tener descendencia, informó hoy la agencia oficial Xinhua.

El comité permanente del Legislativo provincial aprobó la enmienda de la ley, que se aplica en todo el país desde finales de la década de 1970 y prohíbe, con algunas excepciones, que las familias chinas tengan más de un hijo.

La nueva regulación en Sichuan establece que aquellas familias cuyo único hijo falleció o sufrió una minusvalía tras el terremoto pueden tener un segundo vástago, una excepción que ya se aplica en otras zonas del país.

También están autorizadas a ello aquellas familias que tuvieran dos hijos y ambos quedaran minusválidos por el seísmo, así como las parejas con un solo hijo en las que o el padre o la madre sufrieron minusvalías, añadió la información de Xinhua.

"Los ajustes tienen el objetivo de resolver las dificultades prácticas para las familias en las que algunos miembros murieron o quedaron heridos por el seísmo", destacó el vicepresidente del comité que aprobó la enmienda, Wang Yukun.

El terremoto, de 8 grados en la escala abierta de Richter, fue el peor sufrido por China en 32 años y en él fallecieron cerca de 90.000 personas.

Unas 18.000 familias perdieron a sus hijos en el devastador seísmo, y en muchos casos se trataba de su única descendencia, debido a la política del "hijo único".

China asegura que la política del "hijo único", puesta en marcha para frenar la superpoblación del país, ha logrado evitar 400 millones de nacimientos en 30 años.

Otras medidas para los padres que perdieron a sus hijos en el terremoto han sido el fomentar que adopten a aquellos niños que a su vez perdieron a sus progenitores en el seísmo.

Más noticias de Política y Sociedad