Si se te da bien la cocina, cuando hay una celebración en casa, encargarse de la comida o de los postres es todo un acto de amor. Sin duda, esto es todavía más especial cuando hablamos de una celebración de cumpleaños para niños o mayores en que preparamos el manjar dulce con todo el cariño hasta el momento de colocar las velas.

Pero si siempre elaboras la tarta típica de la abuela de chocolate y galletas, vamos a proponerte que te atrevas con algo más original sin necesidad de que sea difícil. Toma nota de estas ideas para una tarta de cumpleaños y triunfa por todo lo alto convirtiendo el día del homenajeado en algo todavía más especial.

Tarta de galletas en flor

tarta de galletas
Fuente: YouTube/Nestlé Cocina

La tarta de galletas en flor es tan bonita como sencilla de preparar. Además, tiene uno de nuestros ingredientes favoritos: el mascarpone. Para prepararla necesitas 400 gramos de queso mascarpone, la ralladura de medio limón, 100 mililitros de leche, 200 gramos de leche condensada, 215 gramos o 36 galletas redondas de desayuno y 75 mililitros de zumo de limón.

Bate primero en un bol la leche condensada, el mascarpone, la ralladura y el zumo de limón hasta obtener una crema. Unta el plato o la fuente donde vayas a montar la tarta con un poco de esta crema y ves colocando las galletas empapadas en leche en forma de flor. Para ello solo tienes que poner una en el centro y las demás alrededor, en seis columnas. Repite la operación hasta obtener 7 capas de galletas más, alternando con las de crema. La última capa ha de ser de crema y debes reservar una poca para untar los laterales de la tarta. Luego deja reposar en la nevera como mínimo una hora antes del momento de consumir. A nosotros nos gusta preparar este tipo de tartas la tarde anterior para que esté enfriando toda la noche.

La decoración puedes hacerla como desees: fideos de chocolate, crema pastelera, frutas naturales… Y recuerda que también puedes empapar las galletas en café o algunas de ellas en vino dulce. Esta receta puedes adaptarla para usar otras cremas o salsas, pues se trata de una de las más sencillas para elaborar una tarta sin horno.

Carrot cake

cakes
Fuente: Pixabay/Alexas_Fotos

Una de las tartas más sabrosas que puedes preparar para un cumpleaños es la popular tarta de zanahorias o carrot cake y aunque encontrarás diversas versiones de la misma, hoy vamos a compartir contigo una sencilla y económica de hacer. Te aseguramos que todo aquel que pone cara rara cuando se le habla de las zanahorias en los postres, se retracta pronto de sus reticencias una vez que prueba uno.

Ralla 350 gramos de zanahorias peladas y, en un bol, mezcla 260 gramos de harina, 1 cucharadita de bicarbonato, 2 cucharaditas de levadura, media cucharadita de sal y 2 cucharaditas de canela. Reserva. Bate 4 huevos con 250 gramos de azúcar hasta que hagan espuma y añade a 250 gramos de aceite y una cucharadita de vainilla. Remueve con suavidad y agrega la mezcla anterior elaborada con harina. Tendrás que batir hasta que desaparezcan los grumos.

Con unas varillas, bate el azúcar con los huevos hasta que espumen. Luego ya puedes añadir las zanahorias ralladas y 150 gramos de nueces tostadas y picadas. Luego solo tienes que introducir en el horno entre 45 y 60 minutos a 200 ºC. Decora la tarta con una cobertura de crema de mantequilla y espolvorea con canela.

Tarta de gofres

gofres
Fuente: Pixabay/congerdesign

Otra receta muy fácil si no tienes demasiado tiempo para preparar la tarta de cumpleaños pero quieres algo personalizado y especial es la tarta de gofres. Si tienes gofrera, puedes preparar tú mismo los gofres con la masa que más te guste o que sueles hacer. Está mucho más rica con los gofres caseros, pero también puedes utilizar los comprados en el hipermercado o en la panadería. Solo tienes que procurar que sean lo más naturales posibles sin sabores adicionales.

Empapa 8 gofres medianos en leche fría y déjalos que se humedezcan bien. Bate 250 mililitros de nata fría con 4 cucharadas de azúcar hasta que esté semimontada. Agrega a continuación 200 gramos de queso mascarpone y bate con energía para obtener una crema untuosa.

Coloca en un molde una capa de gofres. Dependiendo de la forma puedes distribuirlos de un modo u otro. Los cuadrados facilitan preparar una tarta rectangular y los que tienen forma de corazón, si colocas la punta hacia dentro, dan como resultado una bonita flor.

Monta la tarta alternando capa de gofres, capa de crema y capa de crocanti de avellanas. Como cobertura puedes usar nata o crema de mantequilla y rematar con caramelo o sirope de chocolate. Luego tienes que meter en el congelador una hora mínimo antes de servir o dejar en la nevera toda la noche. Después, solo tendrás que poner las velas. A los niños les entusiasmará.

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here