4 métodos sencillos para empezar a ahorrar desde el 1 de enero

7 minutos
hucha
Fuente: Pixabay/USA-Reiseblogger

Entre los propósitos de cada Año Nuevo muchas personas añaden en la lista el ahorrar, para poder contar con un dinero para imprevistos, para la entrada de una casa o un piso, para comprar un coche o por si es necesario echar mano de él en el futuro. Sin embargo, no siempre se consigue y, al final, termina como el resto de objetivos que se realizan en el primer mes del año: olvidándose.

Para que eso no te suceda, te aconsejamos que utilices alguno de estos cuatro métodos sencillos para empezar a ahorrar desde el 1 de enero. Elige alguno o sigue todos ellos para conseguir tu objetivo.

Registrar los gastos

gastos y ahorro
Fuente: Pixabay/jarmoluk

Cualquier método para comenzar a ahorrar ha de tener en cuenta el control del gasto, así que lo primero que debes hacer es anotar todos los gastos que realizas al día en una libreta, desde este 1 de enero, de forma similar al popular método Kakebo. Agrupa los gastos por conceptos, tales como gastos del hogar (luz, agua, teléfono, hipoteca o alquiler,…), gastos de alimentación, gastos de higiene personal y belleza, ocio (cine, teatro, cenas, plataformas online, videojuegos, libros, viajes, etc.), transporte (autobús, metro, billetes de avión, gastos del vehículo, etc.), gastos bancarios (tarjetas bancarias, extracción de dinero en cajeros, etc.) y gastos médicos, por ejemplo. Cuando termine ese primer mes, suma cada grupo.

Así podrás comprobar en qué conceptos se te va más dinero mensualmente, si es imprescindible tal gasto o si puedes recortar en él. Si tienes cantidad suficiente para los gastos ineludibles de casa, médicos y transporte, puedes determinar una cuantía de dinero destinado a ocio para ahorrar. Otra opción es establecer una cifra mensual como tope para destinar a gasto y a partir de ahí, lo que entre como ingreso dedicarlo al ahorro.

Hay dos normas que debes cumplir para que este método resulte efectivo. La primera de ellas es anotar absolutamente todo y no hacer trampa. Y cuando decimos todo, es todo: esa propina que dejas en el restaurante, las palomitas que compras al ir al cine, las bolsas que te cobran en las tiendas, los gastos de mensajería cuando haces pedidos online… Todo.

Te sorprenderá comprobar por dónde se va el dinero. La segunda norma es que no debes abandonar esa libreta con el control del gasto después del primer mes. Deberás ser constante y comprobarás tras el primer trimestre que se ha creado todo un hábito en tu gestión de la economía doméstica.


Seguir la técnica 50/30/20

hucha
Fuente: Pixabay/USA-Reiseblogger

Otra opción para ahorrar es gestionar los gastos siguiendo la técnica denominada 50/30/20. Con este método debes destinar el dinero de tus ingresos mensuales a tres categorías distintas.

El 50 por ciento tienes que dedicarlo a lo imprescindible; todas esas necesidades que no pueden eliminarse, ya sean los gastos de la vivienda, de la comida y de la limpieza. El 30 por ciento debes destinarlo al ocio y al resto de cosas que desees pero que no son imprescindibles para nuestra subsistencia. En esta categoría entrarían conceptos tales como vacaciones, hobbies y ocio en general. Por último, el 20 por ciento se dedica al ahorro, por lo que contarás todos los meses con una cantidad de dinero que, al terminar el año, habrá aumentado considerablemente lo que tienes en la hucha.

Recorta los gastos

calculadora
Fuente: Pixabay/Bru-nO

Si no tienes unos ingresos suficientes como para poner en práctica la técnica anterior o, si una vez registrados los gastos, compruebas que necesitas recortarlos porque has caído en sobreendeudamientos, tendrás que disminuir el gasto mensual. De este modo, tal vez te sobren algunos euros para ahorrar al mes.

Para recortar gastos puedes incidir en el ocio y en el supermercado. En este último, aprovecha las ofertas, compra marcas blancas, adquiere solo la cantidad que necesites y recorre varios supermercados o cadenas aprovechando los precios competitivos de determinados productos en cada uno de ellos. Respecto al ocio, considera darte de baja de las plataformas online o quedarte solo con la más económica de todas ellas. Acude a eventos gratuitos, coge libros en préstamo de la biblioteca municipal, aprovecha los días de acceso gratis a museos y reduce las salidas a comer o cenar fuera.

Muy importante llegados a este punto es que reduzcas drásticamente las compras compulsivas. Piensa dos veces antes de gastar dinero en eso que te tienta, porque a lo mejor llegas a casa, lo guardas en un armario y ni siquiera lo usas.


Selecciona un producto financiero adecuado

Si cuentas con algo de dinero ahorrado pero quieres que se incremente porque tienes la sensación de que está estancado, tienes la opción de contratar un producto financiero para ello. No obstante, es muy importante seleccionar el adecuado. Para ahorrar puedes suscribir una cuenta de ahorro, optar por planes de jubilación o invertir en valores como acciones o fondos de inversión, aunque estos últimos siempre entrañan algo de riesgo.

Silvia Pato

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.