Cuando llega la calor y el sol cae a plomo sobre nuestros jardines o terrazas, buscamos la forma de crear espacios de sombra donde refrescarnos un rato o donde puedan acomodarse aquellos que no quieran estar tostándose o recibiendo los rayos directos.

Las opciones en la actualidad para tener sombra en tu jardín o terraza son de los más variado, por lo que si estás pensando en qué hacer exactamente para conseguirla puede que dudes entre todo lo que hay para elegir. Toma nota de estas maneras de dar sombra en esos espacios y elige aquella que más se adecúe a tus necesidades y a tu presupuesto.

Sombrillas y parasoles

sombrilla
Fuente: Pixabay/fietzfotos

Comenzamos con la forma más tradicional cuando de sombra se trata: la sombrilla. Si no tienes un espacio demasiado grande o si solo quieres dar sombra en un rincón, tal vez sea suficiente con que coloques en tu jardín una sombrilla de pequeño tamaño, igual a las que llevamos a la playa, de 180 centímetros de diámetro o de 220 centímetros. E incluso encontrarás semisombrillas para los balcones más pequeños, que su tela es un semicírculo.

Las encontrarás también de gran tamaño, a partir de 250 centímetros de diámetro, ya diseñadas para las terrazas. Son los parasoles que cuentan con una estructura más grande, pensada en poder dar sombra a toda una mesa o conjunto de mesas.

En todo caso, te recomendamos que elijas un modelo que pueda girarse 360º para que sea posible orientarla, doblarla o girarla hacia determinado lado para obtener siempre sombra, a medida que transcurre el día. Y no olvides que hay algunos parasoles que cuentan con una manivela para que abrirlos y cerrarlos te resulte más fácil. Son algo más caros, pero la diferencia de precio merece la pena.

La mayor ventaja de las sombrillas y parasoles es la movilidad, puesto que puedes cambiarlos de sitio con facilidad y crear rincones con sombra en función de lo que necesites o de las personas reunidas en la terraza, encontrar un modelo ajustado por completo a tu presupuesto y guardarlo con facilidad para el resto del año en el desván o en el trastero.

Toldos

toldo vela
Fuente: amazon.es

Otra opción si tienes poco espacio en el exterior es colocar un toldo, el cual podrás poner y quitar fácilmente sin que moleste. Además, también tienes la opción de combinar varios toldos de diferentes tamaños para el caso que de prefieras este tipo de forma de tener sombra y el espacio sea mayor.

Encontrarás toldos para el balcón o para pequeñas terrazas con balaustrada que se instalan fijándolos en la barandilla, de manera que pueden dar sombra pero también regular la luz que queramos que entre o servir de cortavientos. Otro tipo son los toldos para terraza que disponen de un brazo extensible que se instala en la pared y que se puede inclinar hasta 90º. Es habitual en balcones y fachadas, ya sea en la principal o en las laterales de la vivienda, dependiendo de la distribución de la terraza y de dónde prefieres instalarlo.

Asimismo, encontrarás toldos velas, los más pequeños de todos ellos, perfectos para un esquinal del jardín o para espacios reducidos. Resultan económicos, pues hay modelos a partir de 24 euros, y su precio se va incrementando en función del modelo y del tamaño.

Si vas a elegir un toldo fijo grande y motorizado para abrirlo y cerrarlo con comodidad o programarlo con un sensor, ten en cuenta que el precio se incrementará considerablemente y podrás adquirirlo por unos 300 euros.

Cenadores

cenador
Fuente: amazon.es

Par aquellos que dispongan de un gran espacio en el jardín o en la terraza y quieran tener una estructura grande que de sombra y bajo la cual también se pueda comer con tranquilidad, la mejor opción es un cenador. Esta estructura no solo te protegerá del sol sino también de la lluvia. Después de todo, puedes colocarle paredes de tela o plástico impermeable a su alrededor, de manera que podrás disfrutar del aire libre sin importar el tiempo en el exterior.

Los cenadores pueden ser exentos, los cuales se instalan como estructura independiente, que puede contar con una base fija o por completo plegable, o bien estar adosados, apoyados contra una pared o un muro. Los cenadores plegables son los más económicos, a partir de unos 24 euros, y están compuestos por una estructura de acero y una cubierta de polietileno.

Pérgolas

pérgola
Fuente: Pixabay/MAKY_OREL

Una estupenda opción para terrazas de gran tamaño es colocar una pérgola. Esta puede ser una de las opciones más bonitas, aunque también resulta de las más caras. Su carácter permanente provoca que estén fabricadas en materiales resistentes y preparados para soportar las inclemencias meteorológicas en el exterior. De tal manera, las encontrarás de aluminio y de madera, y su precio puede superar los 1000 euros.

Cualquiera de estas opciones será perfecta según el espacio del que dispongas y tu presupuesto. Mide bien ese rincón donde deseas que de la sombra en tu terraza o jardín y aprovechas las ofertas de las rebajas de verano para adquirir el parasol, toldo, cenador o pérgola que más te convenga.

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here