Los champiñones son saludables, nutritivos y económicos, así que siempre debemos tener una bandeja o un puñado en la nevera. Ten en cuenta que son muy fáciles de preparar, además de servir para infinidad de recetas que te sacarán de más de un apuro cuando no tengas muy claro qué poner de comida.

Para demostrártelo, compartimos contigo nuestras 5 recetas preferidas con champiñones, ricas y rápidas, que seguro que encantarán a toda la familia. Recuerda que te recomendamos prepararlas siempre con champiñones frescos.

Revuelto de champiñones

revuelto de champiñones
Fuente: Pixabay/xesisex

Los revueltos son una estupenda opción, sabrosa y nutritiva, para la comida o la cena. El revuelto de champiñones es uno de los más sencillos de hacer con un resultado espectacular. Para dos personas necesitas 3 huevos, 250 gramos de champiñones, 1 diente de ajo, aceite de oliva, sal y perejil.

Echa una gota de aceite en la sartén y añade los champiñones limpios y troceados. Una vez comiencen a soltar el agua, retira parte de esta, y añade el ajo bien picado. Luego revuelve hasta que los champiñones estén dorados. Vierte los huevos batidos con la sal y cocina hasta que estos cuajen. Luego ya puedes retirar y servir espolvoreados con perejil picado fresco. Hay quien lo prefiere sobre una rebanada de pan tostado para presentar como si fuera una tosta. Esa elección la dejamos a tu gusto.

Champiñones con jamón

Los champiñones con jamón constituyen otra de esas recetas clásicas, fáciles y sencillas. Calienta una gota de aceite de oliva en la sartén con dos dientes de ajo y media cebolla picada hasta que se doren. Luego añade 200 gramos de tacos o dados de jamón serrano y dora durante un minuto, antes de echar 400 gramos de champiñones, limpios y fileteados, y la sal. Deja cocinar unos 4 minutos.

Después vierte un chorro de vino blanco y espera a que evapore el alcohol, cocinando a fuego bajo unos 10 minutos más. Y ya tendrás lista la receta para servir. Si no tienes buena mano a la hora de cocinar con ajo, puedes añadirlo después de echar los champiñones. Es muy importante que el ajo no se te queme o te estropeará toda la comida. Por otro lado, una forma de que salga más económica, y también está muy rica, es sustituyendo el jamón serrano por beicon o panceta.

Champiñones al ajillo

champiñones
Fuente: Pixabay/Bru-nO

Los champiñones al ajillo son otra de esas recetas sabrosas que con un buen trozo de pan deleita los paladares de los más exigentes. Perfecta como comida, para preparar como tapa o si apetece una cena caliente siempre vale la pena tenerla en cuenta.

Necesitas 400 gramos de champiñones, 2 dientes de ajo, aceite de oliva, vino blanco, perejil, sal y pimienta. Nosotros preferimos la pimienta negra, pero también puedes usar pimienta blanca.

Calienta una gota de aceite en la sartén y añade los champiñones limpios y fileteados. Remueve durante unos minutos hasta que suelten todo el agua y escurre esta. Añade después los dos dientes de ajo muy picados y deja cocinar un par de minutos. Rocía con el chorro de vino blanco y baja el fuego durante unos minutos más hasta que los champiñones estén dorados y tiernos. Luego salpimenta y sirve bien caliente.

Tallarines con champiñones

pasta con champiñones
Fuente: Pixabay/ailinder

La pasta nos entusiasma, más allá de las típicas elaboraciones con salsa de tomate. Y una de esas recetas que está especialmente sabrosa es la pasta con champiñones. Para 4 personas necesitas 320 gramos de tallarines o espaguetis, 250 gramos de champiñones, 1 diente de ajo, media cebolla pequeña, guindillas, sal y pimienta.

Pon la pasta a cocer siguiendo las indicaciones de su envase. Mientras tanto, prepara los champiñones, limpios y laminados, en una sartén con un chorro de aceite de oliva, el ajo y algunas guindillas al gusto, según seas de más o menos picante, hasta que se doren. Cuando la pasta esté al dente, escúrrela y mezcla en una cazuela con los champiñones y su salsa. Salpimenta. Si quieres, puedes servir el plato con perejil picado fresco o con queso rallado.

Bocadillo de champiñones y queso ahumado

Si te encantan los bocadillos o necesitas preparar comida para llevar en forma de bocata, el bocadillo de champiñones y queso ahumado resulta perfecto y muy fácil de hacer. Limpia y filetea 200 gramos de champiñones. Luego, pon un poco de aceite de oliva en la sartén y saltea los champiñones durante 10 minutos, añadiendo sal y pimienta al gusto. Retira y tuesta en la misma sartén las rebanadas de pan por ambos lados.

Después solo tienes que montar el bocadillo, poniendo como cama la loncha de queso ahumado y extendiendo por encima los champiñones. Luego dale vuelta y vuelta de nuevo en la sartén para que el queso se derrita.

Esta es la típica receta que nos encanta porque nos permite muchas variaciones. Si no te gusta el queso ahumado cámbialo por tu preferido, siempre que sea adecuado para fundir. Puedes añadir rodajas de tomate o incluso cebolla, si eres de los que prefieren que todas las comidas la tengan. Como siempre, una vez tengas la base aprendida, no tengas miedo en experimentar o en aprovechar los ingredientes con los que cuentes en tu frigorífico.

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here