Los garbanzos, así como toda las legumbres, resultan imprescindibles en nuestra dieta, y debemos consumirlos varias veces por semana si queremos tener una alimentación sana y equilibrada. Pero a menudo se relacionan estos ingredientes con guisos, estofados y revueltos bien calientes que resultan contundentes en invierno pero que en verano no apetecen nada.

Para subsanarlo, solo tienes que cocinarlos en ensaladas, básicas en nuestra dieta estival, además de ser muy sencillas de hacer, económicas y rápidas para la comida o para la cena si eliges los frascos en conserva de legumbres cocidas. Muestra de ello son estas cinco recetas de ensaladas con garbanzos y legumbres que te traemos hoy. ¡Anímate a probarlas todas!

Ensalada de legumbres marinadas

Fuente: Pixabay

Para aquellos que digan que las ensaladas no les gustan porque son aburridas o que no les saben a nada, tienen que probar la ensalada de legumbres marinadas. Y es que la salsa marinada le da un sabor tan delicioso como intenso.

Para prepararla necesitas 125 gramos de garbanzos cocidos, 125 gramos de alubias rojas cocidas, un par de tallos de apio, medio pepino y un pimiento verde. Por otro lado, para la salsa marinada necesitas una cebolla morada muy picada, 4 cucharadas de perejil picado, 2 hojas de laurel, 4 cucharadas de aceite de oliva, medio vaso de vinagre de módena, una cucharadita de tomillo, pimienta negra molida y sal.

En un bol vierte los garbanzos y las alubias bien escurridos. A continuación mezcla bien los ingredientes de la marinada y échala a continuación en el bol. Al final solo tienes que añadir el el apio, el pepino y el pimiento verde picados en trozos pequeños y sin semillas, remover y salpimentar al gusto.

Ensalada de garbanzos con aceitunas negras

Esta es una de esas ensaladas tan ricas como sanas y nutritivas, sobre todo, si te encantan los garbanzos. Escurre 400 gramos de garbanzos cocidos. Pela y pica finos, en tamaño similar, 1 pimiento verde, 1 pimiento rojo, 50 gramos de aceitunas negras y una cebolla y mezcla con los garbanzos. Añade luego 10 filetes de anchoas en conserva bien escurridos y picados y remueve.

Como toque final, prepara una vinagreta especial con 4 cucharadas de aceite de oliva, el zumo de un limón, 1 cucharadas de mostaza, 1 cucharadita de orégano y sal.

Lo mejor de esta ensalada es que admite muchas variaciones. Si no te gustan las aceitunas negras, puedes usarlas verdes o incluso sustituir los garbanzos por alubias pocas cocidas. O también añadir huevo cocido si quieres que sea todavía más nutritiva.

Ensalada de lentejas

lentejas
Fuente: YouTube/Cocina y Recetas Palmiser

Otra de esas recetas saludables que puedes preparar con legumbres en conserva de forma sencilla y económica es la ensalada de lentejas con canónigos. Necesitas medio frasco de lentejas cocidas, 250 gramos de canónigos, 2 cucharadas de aceite de oliva, 2 cucharadas de vinagre de Módena, cominos, pimienta negra y sal.

Coloca los canónigos en el fondo de una ensaladera. Luego, escurre las lentejas y colócalas sobre ellos. Prepara para aliñar una vinagreta con el resto de ingredientes y vierte sobre la ensalada antes de servir. ¡Más sencillo imposible! Y si quieres algo con más colorido, prepara ensalada de lentejas con vinagreta añadiendo pimiento, tomate, cebolla y zanahoria.

Ensalada de alubias y aguacates

La ensalada de alubias y aguacates puedes prepararla con alubias rojas o blancas, aunque está especialmente sabrosa con las rojas. Escurre bien 250 gramos de alubias en conserva y reserva. Lava 2 cogollos de lechuga o una lechuga y una docena de tomates cherry y pícalos. Pela y pica también una cebolla roja pequeña y echa todo en un bol. Añade luego 80 gramos de atún en conserva al natural bien escurrido y 100 gramos de maíz en conserva.

Mezcla todo los anterior con las alubias, añade un par de aguacates cortados en trozos pequeños y rociados con limón y aliña con una vinagreta con aceite, limón y un poco de tabasco.

Ensalada de garbanzos con atún

Garbanzos
Fuente: Pixabay/jackmac34

Esta ensalada es todo un clásico y en cada casa suele prepararse de una forma distinta o con su toque personal, así que no dudes en experimentar y adecuarla a tu gusto una vez que hayas preparado la versión básica más sencilla.

Solo necesitas un frasco de garbanzos cocidos y una lata grande de atún, los cuales deberás escurrir antes de echar en un bol. Después, pica una cebolla morada, un tomate y un poco de perejil picado y añade al anterior. Remueve bien. Aliña con aceite de oliva virgen y vinagre, y sazona al gusto. Si quieres que todavía sea algo más contundente puedes agregar un huevo duro picado. Recuerda que, incluso aunque te falten ingredientes, con los garbanzos y el atún ya tienes lo básico. Seguro que esta receta te saca de más de un apuro. Y ten en cuenta que hay quien prefiere sustituir el atún por la caballa.

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here