5 trucos para aislar tus ventanas del frío

/
2 minutos


En otras ocasiones te hemos hablado de las ventajas de un buen aislamiento en el hogar, que permite que en invierno no se escape el calor de la calefacción y en verano se mantenga la temperatura baja, sobre todo, si usamos ventiladores y aire acondicionado.

Uno de los puntos fundamentales en ese aislamiento son los ventanales. Por ese motivo, te contamos cómo aislar mejor las ventanas para mantener el calor en casa ahora que viene lo más crudo del invierno.

Los mejores trucos para aislar bien tus ventanas

Doble ventanal

Doble ventana
Doble ventana

Si puedes elegir, lo mejor es que tu vivienda tenga unas ventanas con un espesor considerable para que el frío no entre en ella. Así, el doble ventanal o doble cristal es la opción que mayor aislamiento te dará tanto en lo que respecta a las temperaturas como al ruido.

En el supuesto de que vayas a cambiar las ventanas, ten en cuenta que si son de vidrio doble, con el marco en madera o pvc y un marco con rotura de puente térmico, el aislamiento está asegurado. Pero ya que no todos estamos en obras, hay otros trucos que puedes hacer para aislar mejor las ventanas de tu hogar.

Colocación de burletes

Ventana
Fuente: Pixabay/Pexels

La forma más fácil de aislar el marco de la ventana es la utilización de burletes, para conseguir que el cierre sea estanco y el frío del exterior no se cuele por sus rendijas. Estos burletes funcionan como cintas selladoras, por lo que su colocación es relativamente fácil.

Puedes encontrar burletes de caucho, perfectos para los huecos más grandes y cuya duración se estima entre 4 y 8 años; burletes de espuma, para huecos de menos de 5 milímetros, que duran unos 5 años; y los burletes de silicona, que son los que otorgan mayor aislamiento y duración, pues pueden hacer su función hasta 15 años.

Utilización de cortinas

Salón
Fuente: Pixabay/JamesDeMers

Otro de esos elementos que encontrarás con todo tipo de precios y contribuirá a mantener el calor en tu hogar son las cortinas. Si cuelgas cortinas gruesas o térmicas, de tonos oscuros o cálidos, el calor se mantendrá más tiempo en el interior de tu hogar y no escapará por las ventanas.

Lo más práctico es una cortina doble o una cortina gruesa con visillo, para que la tela más delgada y ligera permita entrar el calor del sol durante el día y, al correr la más gruesa a la tarde, aquel permanezca. Ten en cuenta que para que cumplan su función, las cortinas deben ser lo suficientemente gruesas y anchas, ya que han de cubrir por completo la ventana.Advanced Ads–vacío–Inread Google

Persianas

persianas
Fuente: Pixabay/StockSnap

Las persianas son la opción más clásica para mantener el calor en el interior y la luz en el exterior, pero no olvides combinarlas con las cortinas si quieres realmente disfrutar de un buen aislamiento. A la hora de elegir las que colocar, si tu casa no dispone de ellas, valora tu presupuesto y necesidades para escoger la mejor opción en tu caso.

En el supuesto de que en tu casa ya haya instaladas las del tipo que cuentan con la tradicional caja de las persianas, no olvides que es necesario aislar esta adecuadamente, pues por este hueco entra el frío del exterior. Este aislamiento lo pueden conseguir con paneles y planchas de poliestireno, además de usar otros elementos como lana de roca o corcho expandido.Advanced Ads–vacío–Inread Google

Plástico de burbujas en el cristal

Burbujas
Fuente: Pixabay

Por último, puedes tener en cuenta un truco muy fácil, económico y efectivo para que el frío no entre por el cristal de la ventana: colocar plástico de burbujas. Solo necesitas una lámina de este tipo para el hueco de la ventana y agua para colocarlo, y al retirarlo cuando termine el invierno la superficie no habrá sufrido ningún deterioro.



Redacción Ahorro

Encuentra consejos de ahorro y alternativas para un consumo más responsable en el blog de Diario Público

Deja una respuesta

Your email address will not be published.