En verano es normal que, de vez en cuando, tengamos que soportar alguna ola de calor, las cuales se suceden con mayor frecuencia en determinadas zonas del país, aunque ningún sitio está libre de ellas.

Por ese motivo, siempre es necesario tener en cuenta unas pautas de comportamiento para evitarnos disgustos y posibles riesgos, de manera que podamos cuidar nuestra salud y bienestar y el de aquellos que nos rodean. No olvides esta media docena de consejos para sobrevivir una ola de calor para que las altas temperaturas no te cojan desprevenido.

Evita salir en las horas centrales

Calor en la ciudad

La mejor forma de sobrevivir ante una ola de calor es evitar todo lo posible poner a nuestro cuerpo al límite, teniendo que combatir las altas temperaturas que harán a nuestro organismo sufrir.

De tal modo, lo mejor es evitar salir al exterior cuando el calor es más intenso, en las horas centrales del día, entre las 12:00 y las 16:00 horas, en que los rayos de sol inciden con más fuerza e intensidad y que provocan que se incremente la posibilidad de que te de un golpe de calor. Por ello, elige siempre quedarte en lugares frescos y a la sombra, y si es posible, climatizados.

Bebe abundantemente

La ingesta de líquidos resulta fundamental para que nuestro organismo puede funcionar de la forma adecuada, refrescarse e hidratarse, así que debes beber a menudo sin esperar a sentir sed. Pero ten en cuenta que no vale cualqueir bebida ante estas circunstancias.

La mejor opción es el agua mineral, y tras ella los zumos de frutas. Evita por completo las bebidas alcohólicas, puesto que solo te deshidratarán, los refrescos azucarados y las bebidas excitantes como el café, que únicamente te provocarán más sed.

Evita las comidas copiosas

De nuevo, para sobrevivir a una ola de calor, debes ayudar a tu organismo a afrontarla y no a cargarle con más tarea de la que ya tiene. Así que tendrás que evitar las comidas calientes y las comidas copiosas que provocan digestiones pesadas y harán que incrementen la temperatura de tu cuerpo.

La solución es tomar platos ligeros que contribuyan a hidratarte. Este es el mejor momento para preparar sopas y cremas frías como el gazpacho y el salmorejo, ensaladas de todo tipo y postres fríos como helados caseros. Las frutas y las verduras, con su gran cantidad de agua, son tus mejores aliados en estas fechas calurosas. Tenlas presente en tu dieta.

Usa ropa adecuada

sombrero
Fuente: Pixabay/hudsoncrafted

Olvídate de los vaqueros y las prendas gruesas, además de los tonos oscuros que lo único que provocan es que se acumule la calor y que tu temperatura corporal se incremente. Por eso, tendrás que vestir adecuadamente para sobrevivir a la ola de calor. Lo más adecuado son las prendas de tejidos naturales como el lino, y que tengan colores claros que no permiten que se mantenga el calor. El diseño ha de ser de cortes ligeros, flojos y holgados, en vez de elegir ropa ajustada o ponerse vestidos o pantalones ceñidos o elásticos que solo te provocarán más calor.

De igual modo, si no te queda más remedio que salir a la calle, no olvides cubrir la cabeza con un buen sombrero, ponerte las gafas de sol y aplicar protector solar.

Permanece en estancias frescas

Fuente: Pixabay

Cuando estés en casa, quédate en las habitaciones más frescas y no en aquellas que estén a pleno sol o alcancen mayor temperatura. Baja las persianas y cierra las ventanas, y espera a la noche a que la temperatura descienda para abrirlas. Si puedes, pasa tiempo en lugares climatizados o pon en casa el aire acondicionado o el ventilador. Si no tienes uno, es hora de que lo compres para ser previsor si en el sitio donde vives las olas de calor son frecuentes. Encontrarás ventiladores desde precios muy económicos y la inmersión valdrá la pena. En unas semanas lo tendrás más que amortizado.

En todo caso, ya sea dentro o fuera de casa, no está de más que siempre tengas a mano el tradicional abanico.

Acude al médico si lo necesitas

Cuando estamos en plena ola de calor, hay que estar pendiente de las señales que no envía nuestro cuerpo. Pueden aparecer síntomas causados por las altas temperaturas, como la piel enrojecida, el dolor de cabeza, la confusión, el malestar general, la sequedad, cambios en el pulso cardíaco… Si se presentan, no dudes en acudir al médico si lo necesitas, tanto tú como cualquiera de los de tu entorno.

Deberás vigilar especialmente a las personas de más edad y a los niños menores de 4 años, puesto que son personas de riesgo ante las olas de calor, así como las que padecen alguna enfermedad crónica o respiratoria, cardiovascular, renal o neurológica. Y no olvides que cualquiera que estén tomando medicamentos como antihistamínicos, psicofármacos, diuréticos o fenotiazinas, también se convierte en persona de riesgo ante las olas de calor, da igual la edad que tenga.



Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here