Pocas actividades nos permiten desactivar de forma tan saludable y natural al aire libre como practicar senderismo. Sin embargo, si nunca te has puesto las botas y has realizado rutas por la orilla de los ríos o ascendido hasta la cumbre de la montaña, hay una serie de pautas que debes tener en cuenta para no correr ningún riesgo.

Para ello, vamos a ofrecerte algunos consejos de seguridad antes de practicar senderismo. Anímate a sumergirte en la naturaleza y descubrir todas las maravillas que nos rodean mientras gozas de la compañía de los tuyos.

Selecciona bien la ruta

senderismo
Fuente: Pixabay/c5

Antes de hacer senderismo por cualquier sitio, tienes que planificar debidamente la ruta para evitar riesgos de todo tipo. Ten en cuenta que algunos de los itineriarios no son recomendables durante determinadas épocas del año, pues pueden resultar peligrosos, como recorrer sendas por zonas desérticas a 40 grados o ascender a la montaña en pleno invierno.

De igual modo, ten a mano el mapa de la ruta en el móvil o en papel, aprende lo que significas las señales y llévalo cuando salgas. Tendrás que consultar con anterioridad el grado de dificultad. Si estás empezando, lo ideal es que comiences con las de baja dificultad y cuando tengas un poco más de experiencia pases a las de media. Cuando tengas unas cuantas salidas a tus espaldas podrás hacer sin problema las más difíciles.

En relación a la dificultad no olvides mirar la distancia y el desnivel, pues hay rutas de un par de kilómetros que no son precisamente sencillas por el desnivel acumulado y otras de 6 kilómetros que resultan un paseo muy agradable para cualquiera.

Calcula bien el tiempo

reloj
Fuente: Pixabay/Bru-nO

La mayoría de los mapas y senderos que consultes por internet o en los mismos paneles informativos sobre el terreno comprobarás que indican un tiempo estimado para realizar la ruta, para un estado físico normal. Ten en cuenta también que no será lo mismo si necesitas varias horas para llegar al punto de partida en coche o si es circular o de ida y vuelta.

Para el caso de que vayas con niños o con personas que no estén en buena forma física, calcula siempre más tiempo del que está estimado para tener algo de margen. Y no vayas a comenzar una ruta para la que necesitas 3 horas, una hora antes de que se ponga el sol. Sé previsor.

Consulta la previsión meteorológica antes de salir

tormenta
Fuente: Pixabay/dimitrisvetsikas1969

Este es un hábito imprescindible cuando vayas a practicar cualquier otra actividad al aire libre: consulta la previsión meteorológica. Y no sirve que la hayas mirado el día anterior, deberás de volver a hacerlo el mismo día. Alertas de tormentas, de altas temperaturas, estado del mar, riesgo de nevadas, fuerza del viento… Todo ello son situaciones que pueden cogernos a la intemperie sin llevar el equipo adecuado ni estar preparados.

Como norma general, si se aconseja en los avisos meteorológicos no salir, no lo hagas. Anula la salida y espera a otro día. Lo mismo sirve si te encuentras mal, estás algo mareado, te molesta un pie o te duele la cabeza. No te arriesgues. Espera a estar en condiciones y no corras riesgos.

Facilita tu ubicación

Garmin
Fuente: Pixabay/rottonara

Antes de salir, avisa a alguien de qué ruta vas a hacer y a dónde vas. Así, si te retrasas o no das señales por el motivo que sea, podrá dar la voz de alarma para localizarte. También es aconsejable instalar alguna aplicación de emergencia en el teléfono móvil para que se pueda conocer tu punto exacto y, en el caso de tener que rescatarte, no habría problema en acudir hasta ti, como Safe365.

Aquellos que tengan un reloj deportivo inteligente, como Garmin y similares, no deben olvidar activar la opción de que el reloj mande un aviso con la geolocalización a la persona o personas que le indiques cuando detecte que tu pulso baja por debajo de lo normal, no hay actividad o haces gestos que puedan interpretarse como que estás en peligro. La tecnología bien utilizada puede salvarte la vida.

Elige la ropa y calzado adecuados

Botas de senderismo
Fuente: Pixabay/MAKY_OREL

Recuerda que no puedes ir al monte sin un calzado adecuado que te sujete bien el pie y te amortigüe la pisada, además de ser impermeable y resistente a la abrasión. Puede que tengas que cruzar por un barrizal, por las piedras de un río… Las opciones son infinitas.

Procura comprarlo para la estación adecuada y elegir modelos cerrados como botas o zapatillas de senderismo antes que las sandalias de montaña, que solo se usan adecuadamente en ocasiones excepcionales. Incluso en algunos paisajes costeros que pienses que vas mejor con ellas terminarás pinchándote los pies o con picaduras que harán que te arrepientas de no haber llevado otro modelo de calzado de trekking. Y olvídate de hacer senderismo con zapatillas deportivas. Antes o después terminarás con un esguince, una rotura o una lesión, cuando no una caída con consecuencias más graves.

Asimismo, los calcetines te han de quedar perfectos y no hacer arrugas, pues si esto es así, verás que te producen llagas y heridas, y no hay nada peor a medio camino que ir a disgusto por el dolor que te provocan. Y en cuanto a la ropa, que sea cómoda y ligera, de materiales transpirables y que no se empapen como sucede con el algodón.

Elige la mochila adecuada

mochila
Fuente: Pixabay/Achim007

Así como deberás usar la ropa más idónea para tu ruta, según la estación del año y el entorno al que vayas, la elección de mochila es fundamental. Y sí, si quieres ir seguro y no correr riesgos tienes que llevarla. Deberás introducir lo imprescindible, pero teniendo en cuenta que no es lo mismo un sendero de 5 kilómetros de recorrido que de 55 kilómetros.

Lo fundamental es el agua mineral (que deberás beber en pocas cantidades con frecuencia), algo de comida (las barritas energéticas ocupan poco espacio y te salvarán la vida si tienes hambre), el teléfono móvil por si surge una emergencia, protector solar, una navaja multiusos o unas tijeras pequeñas, tiritas, antiséptico como betadine, y un cortavientos ligero o similar. Para rutas medias y largas mete también algún analgésico, gasas, esparadrapo y una manta térmica.

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here