Nuestras mascotas son uno más en la familia, así que es habitual que viajemos con ellas o tengamos que hacer desplazamientos más o menos largo en su compañía. Por ese motivo, es necesario preocuparse por su bienestar y saber cuál es el mejor modo de hacerlo, para que estén cómodas, sanas y felices.

Entre todas ellas, vamos a dedicar la atención a nuestros especiales canes. Así que toma nota de esta media docena de consejos para viajar con el perro para que los dos lo paséis estupendamente y no haya ningún problema ni imprevisto.

Elige el sistema de retención adecuado

Viajar con perro
Fuente: Pixabay/sahinsezerdincer

Recuerda que para que el perro se acostumbre a viajar en coche, para el caso de que vayas a hacer en él tus desplazamientos más frecuentes, o bien en transporte público, debes acostumbrarlo desde pequeño. Comienza con trayectos cortos y ves aumentando la duración de los mismos a medida que se acostumbre. Ten en cuenta que así no se mareará y que aprenderá a socializar con la demás gente para que no de problemas ni se ponga nervioso.

De igual modo, deberás elegir el sistema de retención adecuado según su edad y tamaño, de manera que también se irá habituando a él, ya sea el arnés o el transportín, sin olvidarnos, en caso de que sea necesario, del bozal.

Lleva a la mascota al veterinario días antes

Si vas a estar varios días fuera, lo mejor es que acudas al veterinario con tu perro unas jornadas antes de partir. Él comprobará que la salud de tu mascota sea perfecta, certificará que tiene sus vacunas al día, que está desparasitado y podrás asegurarte de que cumple todos los requisitos sanitarios exigidos a tu perro en destino. Aprovecha la visita para preguntarle por algún producto o medicamento para que tu mascota no se maree o para tranquilizarlo si vais a viajar en avión o en algún transporte en el que no pueda estar contigo.

Para el caso de que vayas a viajar al extranjero con tu perro, te recomendamos que primero consultes en la embajada correspondiente al país de destino cuáles son los requisitos y condiciones a cumplir para que puedas acceder a él con tu mascota, y no llevarte luego una sorpresa. Hay lugares en los que se exigen exámenes de salud y certificados específicos. Si consultas a la embajada antes de acudir al veterinario, ahorrarás tiempo.

Porta contigo la documentación canina

perro
Fuente: Pixabay/anvel

No olvides llevar la documentación de tu perro cuando viajas. Eso incluye desde los certificados que emitirá el veterinario hasta el chip identificativo y la cartilla sanitaria. Si tu mascota está considerada un perro potencialmente peligroso deberás portar asimismo la licencia y el seguro de responsabilidad civil.

Elige el alojamiento adecuado

perros
Fuente: Pixabay/RebeccasPictures

Antes de viajar, planifica especialmente tus estancias y paradas. Recuerda que vas con tu perro, así que tampoco podrás hospedarte en cualquier sitio que te apetezca. Asegúrate de reservar en aquellos que admiten perros y localiza restaurantes, playas y lugares públicos que también sean pet friendly. Cada vez hay más, pero vale la pena que los tengas en cuenta antes para no andar dando vueltas perdiendo el tiempo. De hecho, en España, encontrarás estupendos destinos pet friendly para viajar con tu mascota.

Prepara el equipaje para tu mascota

Recuerda llevar una pequeña bolsa con algo de agua y provisiones para tu perro. Lo mejor es que incluyas algunos snaks o galletitas para poder dárselas como incentivo por su buen comportamiento. Si vas a estar varios días fuera, calcula la comida que necesitas para alimentarle esos días, e incluye también alguno de sus juguetes y su mantita. Hará que se sienta como en casa tener sus objetos preferidos cerca. Y una buena idea es incluir también un pequeño neceser con su cepillo y su gel de baño.

No obstante, debes tener en cuenta que el perro debe estar en ayunas un par de horas antes de iniciar el viaje y has de asegurarte de que en todo momento esté convenientemente hidratado.

Conduce con cuidado

perro
Fuente: Pixabay/Squirrel_photos

Para el caso de que vayas a conducir tú, recuerda hacerlo con cuidado. La conducción debe ser fluida y sin cambios bruscos ni frenazos. Tu perro no solo podría hacerse daño sino también ponerse más nervioso. Por ese mismo motivo, debes evitar poner la música muy alta. Al fin y al cabo, los perros tienen el oído más desarrollado que el nuestro. Una buena opción es desconectar los altavoces de la parte trasera si tu vehículo permite hacerlo.

Además, deberás parar cada par de horas en un área de descanso o espacio al aire libre en el que tu mascota pueda estirar las patas. Deja que haga sus necesidades y dale de beber si tiene sed. Planifica tu ruta buscando las áreas de descanso más adecuadas para ello y verás como el viaje es tan agradable como relajado. A ti también te vendrá bien estirar las piernas y descansar de estar al volante, sobre todo, en los largos trayectos por carretera.

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here