6 flores de interior que se plantan en otoño

7 minutos

Tanto si tienes un jardín como si deseas decorar el interior de tu hogar, plantar en otoño algunos bulbos y esquejes es una opción estupenda para contar con flores gran parte del año. Para el caso de que las prefieras tener en macetas dentro de casa, la elección es todavía más importante, de manera que tengas la seguridad de que prendan y crezcan esplendorosas.

Por ese motivo, hoy te recomendamos media docena de flores de interior que se plantan en otoño para que tu entorno luzca precioso con ese toque florido de la naturaleza.

Flores de interior para otoño

Rosal mini

rosal de pitiminí
Rosal de pitiminí/Foto: Pixabay

El rosal mini, también denominado rosal de pitiminí, es una de las mejores opciones si quieres tener hermosas flores en el interior de casa. Además, si los cuidas de la forma adecuada, florecen constantemente, por lo que podrás tener rosas casi todo el año.

Solo necesitas colocar la maceta con tu rosal mini en una ventana soleada, preferentemente orientada al sur, puesto que necesita mucha luz para florecer, aunque los rayos de sol no deben darle de forma directa. Riega de manera abundante y elimina el agua sobrante del plato.

Cada semana, resulta aconsejable echarle un poco de abono para plantas con flor y, en el momento de podar, no te compliques. Será suficiente con que elimines las flores muertas y solo lo cortes cuando haya crecido tanto que sea necesario darle forma.

Tulipanes

tulipanes
Tulipanes floreciendo en maceta/Foto: Pixabay

Una de las flores más bonitas que puedes plantar en otoño son los tulipanes, aunque tendrás que tener un poco de paciencia. Deberás proceder al plantado de los bulbos en una maceta de buen tamaño, como mínimo de unos 40 centímetros de diámetro, siguiendo un patrón circular, para que tengan espacio suficiente para desarrollarse. El sustrato deberá ser ligero. Riega bien y coloca la maceta en una de las estancias de tu casa donde no se ponga la calefacción, incluso puedes colocarla en el garaje.

Los tulipanes han de contar con un buen drenaje y una temperatura más o menos constante sin congelarse. Cuando llegue la primavera, vuelve a regar y verás cómo comienzan a brotar. Entonces podrás trasplantarlos a las macetas que quieras. Riega siempre que la parte superior de la tierra esté seca.

Crisantemos

crisantemos
Crisantemos/Foto: Pixabay

Una de las flores más típicas del otoño son los crisantemos. Pueden cultivarse en el suelo en el exterior, pero también en macetas en el interior del hogar. Resultan unas plantas resistentes que necesitan una buena circulación de aire y luz natural, aunque no los rayos del sol de manera directa.

Su temperatura ideal ronda entre los 13 ºC y los 18 ºC. Y recuerda que la tierra debe estar siempre húmeda, por lo que deberás regarlos con frecuencia. Igualmente, asegúrate de que tengan un buen drenaje para que no pudran.

Ciclamen

Ciclamen
Ciclamen/Foto: Pixabay

Conocida como violeta de Persia o como ciclamen, esta es otra de esas plantas bulbosas que no puede faltar entre las que quieras plantar en otoño. De verde follaje y vivos colores, resultan muy resistentes y fáciles de cultivar, y florece entre finales del verano y principios del siguiente.

No debes regarla en exceso y el agua que sobre tendrás que retirarla, además de colocar la maceta en un sitio muy luminoso donde no reciba el sol directo. Por otro lado, es una flor de invierno, por lo que debe estar por debajo de los 16 ºC, así que ubica su maceta lejos de calefacciones o fuentes de calor.

Para prolongar la floración, lo más adecuado es efectuar el riego por inmersión, es decir, dejar la maceta sumergida un cuarto de hora para que la planta absorba toda la que necesita y luego colocarla sobre gravilla o piedras para que se drene adecuadamente. Un truco para que de más flores durante más tiempo es usar agua templada.

Crossandra

Crossandra
Crossandra/Foto: Pixabay

La crossandra es una planta perfecta para cultivar en otoño y tener flores entre la primavera y finales del verano. Necesita recibir luz una buena cantidad de horas, además de que deberás mantenerla protegida de las corrientes de aire.

La temperatura debe ser de 15 ºC mínimo, y también resulta efectivo regalarla con agua a temperatura ambiente. En el periodo de crecimiento, es adecuado abonar con frecuencia y mantener el sustrato húmedo pero sin que llegue a encharcarse.

Violeta africana

violeta africana
Violeta africana/Foto: Pixabay

La violeta africana es otra de las plantas de otoño que no puede faltar en el interior de tu hogar, puesto que así florece durante todo el año. Coloca su maceta en un sitio muy luminoso, lejos de las corrientes de aire, con una temperatura de entre 17 ºC y 22 ºC. Riega con frecuencia, pero no la encharques, y utiliza abono líquido para favorecer la floración. Ten en cuenta que solo necesitarás regarla de nuevo una vez que la tierra esté seca.



Silvia Pato

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.