Si vas a coger el coche para irte de vacaciones, debes de tener en cuenta que el vehículo tiene que estar en perfectas condiciones. Nada peor que empezar tus días libres quedando tirado en la carretera, descubriendo que no tienes rueda de repuesto al pinchar o que te pierde aceite.

Para partir con total seguridad y tener la certeza de que podrás moverte sin problemas por la carretera todos los días que necesites, apunta estos consejos para poner a punto tu coche antes de irte de vacaciones. Porque sí que es cierto que más vale prevenir.

Revisa los neumáticos

neumáticos
Fuente: Pixabay/PublicDomainPictures

Una de las claves para poder viajar con seguridad en el coche son los neumáticos. Es necesario asegurarse de que tienen la presión correcta y comprobar que ninguna de las ruedas, incluida la de repuesto, no poseen ningún desperfecto o esté pinchada.

Otra de las características que deben tener es que el dibujo se vea perfectamente y no esté muy desgastado, o no agarrarán a la superficie como debieran y podrías tener un accidente. Asegúrate de que los neumáticos de tu coche estén perfectamente para que no tengan problemas de adherencia ni te den un susto importante si no tienen buena capacidad de frenada y puedas conducir sin problema.

Revisa los líquidos

Otro punto imprescindible es el que se refiere a los líquidos de nuestro vehículo: el líquido de frenos, el anticongelante, el aceite o el de la dirección asistida, sin olvidar el líquido de los limpiaparabrisas. Tienes que revisar todos y cada uno de los niveles para asegurarte de que están en el adecuado, y en caso contrario rellenarlos para que así sea.

Revisa el aire acondicionado

Aire acondicionado
Fuente: Pixabay/Georges_TSUKAIMAH

Que no se te olvide revisar el aire acondicionado o lo lamentarás si falla y te encuentras por la carretera a 40 ºC. Evita que ir en el coche sea un infierno y comprueba que el aire acondicionado funcione perfectamente. Aprovecha también para mirar los filtros de todo el habitáculo y si están obstruidos, límpialos. El sistema de climatización tiene que estar a punto para que el calor del verano no te suponga un problema.

Revisa las luces y los limpiaparabrisas

limpiaparabrisas
Fuente: Pixabay/Dibjo

Hay detalles del coche como las luces, los intermitentes y los limpiaparabrisas que suelen pasarse por alto. Las escobillas del limpiaparabrisas deben cumplir su función. Necesitarás que estén en estado óptimo para despejar el agua pero también para limpiar la luna de los mosquitos y que no te rallen el cristal.

Asegúrate de que las luces funcionan también perfectamente, al igual que los intermitentes. Y recuerda llevar en el coche un juego de luces de repuesto por si es necesario cambiarlos.

Revisa los cinturones de seguridad

Comprueba que todos y cada uno de los cinturones de seguridad del vehículo están perfectamente y cumplen su función, pues son ellos los que asegurarán tu bienestar y protección, así como el de tu familia, en caso de tener que dar un frenazo o si tienes la mala suerte de tener un accidente.

De igual modo, si viajas con mascota, comprueba que la red está en buen estado y que su correa y cinturón también funcionan sin problemas. Y no olvides llevar agua aparte para ella en el coche.

Revisa el motor y los frenos

motor
Fuente: Pixabay/paulbr75

El motor y la correa de distribución son otros de esos elementos que tiene que estar en perfecto estado para viajar seguro. Si no tienes conocimientos para hacerlo, lo mejor será que lo lleves al taller para que realicen en el vehículo una revisión general, en la que también mirarán el estado de los amortiguadores y el funcionamiento correcto de los frenos.

También revisarán la batería, otro de esos elementos imprescindibles que has de comprobar. Por lo que respecta a los amortiguadores, recuerda que es conveniente cambiarlos cada 4 años o después de haber superado los 60 000 kilómetros de recorrido tras el último cambio.

Documentación del vehículo en regla

vehículo
Fuente: Pixabay

No olvides llevar en el vehículo la documentación necesaria para cualquier imprevisto. Tienes que portar contigo la póliza de seguros contratada y no está de más que revises todas las incidencias que cubre por si tienes alguna duda. De hecho, si no lo tienes claro, puedes llamar a tu compañía de seguros para que te especifiquen qué es lo que incluye tu contrato en accidentes en el extranjero, por ejemplo, algo que no suele tenerse en cuenta hasta que cruzamos la frontera y nos llevamos un susto.

Asimismo, revisa que portas en el vehículo los triángulos o luces de seguridad homologadas, por si tienes que usar la señalización en algún momento del viaje. Algo tan simple como un pinchazo en carretera suele ser más frecuente de lo que tendemos a pensar.

Por último, no olvides que tendrás que tener la ITV de tu vehículo en regla, no solo para evitar posibles multas al circular sino también para asegurarte de que tu vehículo está en condiciones óptimas.

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here