Las plantas no pueden faltar en una casa, la decoran y la llenan de vida. Y es tal la variedad que existe que encontrarás siempre alguna perfecta para ti, ya sea porque no te gusta andar con tierra, no quieres una especie que requiera muchos cuidados o necesites alguna que se adapte al clima del lugar donde vives.

Para ayudarte a decidir entre las plantas que puedes tener en tu hogar, hoy vamos a revisar algunas de las plantas colgantes de interior para tu casa. Son bonitas y alegran cualquier rincón, además de poder colocarse en sitios que no tienen por qué ocupar mucho espacio.

Hiedra

hiedra
Fuente: Pixabay/JACLOU-DL

La hiedra siempre forma parte de los jardines y es habitual ver este planta trepadora ascender por los muros y las fachadas de las casas, pero también es perfecta para ser plantada en maceta en el interior de tu hogar. Encontrarás distintas variedades entre las que elegir.

Lo mejor es que la hiedra necesita muy pocos cuidados y resulta muy decorativa. Puedes escoger la maceta que combine mejor con la decoración de tu hogar, como de cerámica o de fibra natural.

Te sorprenderá qué fácil es que crezca y esté siempre preciosa.

Planta del rosario

Senecio Plantas trepadoras
Fuente: YouTube/Ivet suculentas y más

Una de las plantas colgantes de interior más vistosas es la planta del rosario (Senecio rowleyanus), también denominada collar de perlas. Lo único que tienes que tener en cuenta para que crezca y luzca sana en tu hogar es que ha de tener mucha luz natural.

El cuidado de la planta del rosario es relativamente sencillo, y cuando se dan las condiciones óptimas da unas bonitas flores blancas. En verano, evita que le de el sol directo, ya que provocará que pierda su color verde brillante y puede tornarse rojiza o amarronada, y durante todo el año evita que esté en corrientes de frío y que la temperatura de donde se encuentre descienda de 7 ºC. Recuerda que es tóxica para perros y gatos.

Helecho

helechos
Fuente: Pixabay/Buntysmum

Para aquellos que adoran la naturaleza silvestre y gustan de tener algo de ella en el hogar, nada mejor que elegir los helechos como plantas colgantes. Son perfectas para lugares con poca luz, ya que les gustan los sitios sombríos, aunque han de estar frescos y húmedos. Puedes colgarla sin problema incluso en el baño.

También encontrarás distintas variedades de helechos, entre las que destaca el helecho rizado (Nephrolepis exaltata) que puede alcanzar hasta 90 centímetros de altura. Su temperatura ideal ronda entre los 20-25 ºC y no necesita ser podado.

Planta del aire

planta del aire
Fuente: Pixabay/allybally4b

La tillandsia, también conocida como planta del aire, es otra de esas plantas colgantes sencillas que puedes poner en casa si quieres añadir a tu decoración un toque exótico y diferente. Necesita unos cuidados muy sencillos. De hecho, ni siquiera le hace falta sustrato, así que podrás colgarla donde se te ocurra. Y recuerda que solo con algo de humedad lucirá en todo su esplendor.

Cinta

cinta
Fuente: Wikimedia/Eurico Zimbres CC BY-SA 2.5

Seguramente la cinta (Chlorophytum comosum) sea una de las plantas colgantes más habitual de ver en muchas casas. Y no es de extrañar si tenemos en cuenta su belleza y la facilidad con la que se cultiva en interiores. Es capaz de adaptarse a diferentes tipos de clima, pues resiste diferentes condiciones de luz y de temperatura, y la caída de sus hojas resulta inconfundible. Esta planta también es conocida por el curioso nombre de malamadre.

Cactus muérdago

cactus muérdago
Fuente: YouTube/orcahid

Otra de esas plantas colgantes que quedan muy exóticas en casa es el cactus muérdago (Rhipsalis baccifera). Pero no imagines el típico cactus con pinchos. Se trata de una variedad con largas hojas de color verde claro que soporta todo tipo de ambientes, de manera que puedes cultivarla en casa sin problema. Agradece las zonas de sombra y no necesita demasiada agua. Sus pocos cuidados también la hacen perfecta para aquellos que no están pendientes de las plantas.

Filodendro de hoja de corazón

filodendro
Fuente: Wikimedia/Yercaud-elango CC BY-SA 4.0

El filodendro de hoja acorazonada o de hoja de corazón (Philodendron hederaceum) es otra de las mejores opciones si quieres añadir una planta colgante en tu hogar. El intenso color verde y sus hojas con forma de corazón provocan que sea inconfundible.

Además, se trata de una planta muy resistente que no requiere demasiada luz, aunque agradece la claridad, siempre evitando que los rayos de sol le den directamente. Puede trepar hasta un metro de altura y al principio de primavera deberás podarla. Estos restos de poda te servirán para preparar esquejes para plantar más.

Por último, y no menos importante, debes de tener en cuenta que el filodendro de hoja acorazonada es una planta tóxica para perros y gatos, así que será mejor que escojas otra si tienes mascotas en casa para evitar riesgos.

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here