En plena ola de calor la mayor preocupación es la salud. Todos buscamos la forma de pasar estos días al fresco y vigilar a las personas de riesgo de nuestro entorno, como a los mayores y a los más pequeños de la casa, para que no suponga para ellos ningún problema ni nos llevemos ningún susto.

Pero por otro lado, con estas altas temperaturas nos preocupa la cantidad de energía que vamos a consumir si conectamos el aire acondicionado, por lo que no debemos olvidar que hay otras alternativas que también debemos tener en cuenta para que la factura de la luz no se nos dispare. Toma nota de nuestros consejos para sobrevivir a la ola de calor y pasar estos días de la mejor forma posible cuidando de ti y de los tuyos.

Bebe mucha agua

agua con frutas
Fuente: Pixabay/silviarita

Con este calor, nuestro cuerpo se pasa todo el día sudando, así que es necesario hidratarse convenientemente para que nuestro organismo pueda regularse sin problema. No esperes a tener sensación de sed, bebe agua con frecuencia y asegúrate de que los niños y los mayores también lo hagan. Evita por completo el alcohol y la cafeína, que provocan deshidratación, y tampoco consumas refrescos. Espera a que pasen estos días. Lo único que conseguirás es tener más sed.

No olvides que la hidratación también viene de lo que comemos. Es el momento de tomar mucha fruta fresca y comidas ligeras como ensaladas, gazpacho y salmorejo que, además de ayudarnos a regular nuestra temperatura corporal, contribuyen a una digestión ligera y a una dieta de lo más saludable.

Coloca plantas por las habitaciones

helechos

Tal vez no lo hayas tenido en cuenta, pero las plantas en nuestro hogar contribuyen a regular la temperatura ambiente de una manera económica y natural. De manera que si eres de los aficionados a la jardinería y tienes una buena cantidad de macetas con ejemplares, distribuye algunos de ellos por la casa, en especial en aquella estancia en la que vayas a estar.

Las plantas consiguen este efecto por medio de la transpiración, sistema mediante el cual absorben el calor y luego evaporan el agua. Aprovecha lo que la naturaleza te ofrece. Esto no afectará nada a tu factura de la luz.

Viste ropa ligera

Durante el día recuerda vestirte con prendas ligeras y de colores claros, que no retienen la calor y nos permiten transpirar sin problema. Para dormir, lo más adecuado es la ropa ligera de algodón, tanto en la camiseta o camisón que te pongas como en las sábanas. Y es que eso será mejor que dormir desnudo, puesto que los tejidos naturales absorben la humedad provocada por el sudor de nuestro cuerpo y contribuyen a refrescarnos.

Enciende el ventilador

Ventilador
Fuente: Pixabay/StockSnap

Lo mejor para prescindir del aire acondicionado, que elevará sin duda el coste de tu factura de la luz, es encender en su lugar el tradicional ventilador. Este aparato que puedes adquirir desde módicos precios en cualquier hipermercado o tienda de electrodomésticos consume mucha menos energía y provoca que el aire se mueva sin parar.

Con un aparato tan simple notarás como tu piel se enfría y desciende la temperatura. Si puedes invertir un poco más, una buena idea es comprar un ventilador de niebla o ventilador nebulizador, que genera niebla de agua micronizada, dejando una sensación refrescante en el ambiente al provocar que la temperatura descienda por las gotas de agua que se evaporan.

Friega el suelo

Este es el típico truco de nuestras abuelas que siempre funciona. Friega el suelo con agua fría. Verás qué rápidamente empieza a descender la temperatura cuando aquella se evapora. Si tienes puesto el ventilador y aprovechas la circulación del aire también obtendrás mejores resultados. Fregar el suelo es tan sencillo y efectivo que seguro que lo harás varias veces al día. Sencillo y barato.

Utiliza el ordenador por la noche

laptop
Fuente Pixabay/v-a-n-3-ss-a

A menos que tengas que trabajar y te resulte imprescindible, procura encender el ordenador y otros dispositivos electrónicos como tabletas por la noche. Ten en cuenta que estos aparatos pueden alcanzar temperaturas de más de 70 ºC, por lo que estarás contribuyendo a que aumente el calor en el lugar en el que te encuentras. Si no vas a usar el ordenador, apágalo, y cuando lo tengas que utilizar, hazlo en habitaciones bien ventiladas.

Baja las persianas

Algo fundamental para combatir la ola de calor es permitir que este no entre en casa en la medida de lo posible. Para ello lo más adecuado es cerrar las ventanas y bajar las persianas en las horas centrales del día y en aquellas en que la temperatura sea elevada. El momento de abrirlas de par en par será por la noche o al amanecer, pero luego recuerda cerrarlas de nuevo y bajar las persianas antes de que los rayos de sol comiencen a calentar el interior de tu hogar.

De igual modo, recuerda que no debes salir en las horas centrales del día y cuando el calor más aprieta a menos que resulte imprescindible. No vale la pena arriesgarse a padecer un golpe de calor.

Usa el aire acondicionado unas horas

A la hora de usar el aire acondicionado y evitar que nuestra factura de la luz vaya a ser exorbitante, debes tener en cuenta dos factores. El primero de ellos tiene que ver con la temperatura, pues no es conveniente que la bajes a más de 26 ºC. Recuerda que cada grado de diferencia provoca que se incremente el consumo de energía un 8 %, con el consiguiente coste. El segundo factor a considerar es la cantidad de tiempo que lo tienes encendido. Lo mejor es encenderlo unas horas antes de acostarse y abrir las ventanas para aprovechar las corrientes de aire.

Ve al médico si es necesario

Por último, no dudes en acudir al médico si notas síntomas preocupantes, tanto tú como los que te rodean, especialmente si son personas con enfermedades crónicas, tratamientos médicos, ancianos o menores de 4 años, pues todos ellos constituyen grupo de riesgo. Vigila reacciones tales como piel enrojecida, dolores intensos de cabeza, sequedad, cambios bruscos en el pulso cardíaco, confusión mental o similares. Antes de sufrir un desmayo o un colapso, acude al médico o pide ayuda. Como en todo en esta vida, recuerda que más vale prevenir.

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here