Ahorrar gasolina en tus viajes: trucos para afrontar la subida del precio

3 minutos

El precio de la gasolina lleva varios meses disparado y, en plena temporada de vacaciones, parece que las cosas no van a cambiar, así que, cuando menos, nos toca ahorrar en la medida de lo posible cuando nos ponemos al volante para no descalabrar la economía doméstica.

Para ayudarte a ello, estos son algunos consejos para ahorrar gasolina en tus viajes y afrontar la subida del precio. Te aconsejamos tenerlos en cuenta porque, en menor o mayor medida, seguro que los notarás.

Revisa el vehículo

coche
Persona trabajando en un taller – Unsplash

Antes de salir de viaje con tu coche, una de las mejores prácticas a seguir es realizar una revisión al vehículo. Esto es importante por motivos de seguridad, pero también a efectos de consumo, puesto que un motor o unos neumáticos que no estén a punto, contribuirán a que gastes mucho más combustible, con el consiguiente gasto en diésel o gasolina.

Ten en cuenta que si conduces con una presión inadecuada en los neumáticos, el vehículo estará consumiendo un 4% más de combustible, así que vale la pena tenerlo en cuenta.

No cargues demasiado el coche

portabicicletas
Bicicletas ancladas a un vehículo – Unsplash

Una vez tengas a punto el vehículo, llegado el momento de ponerse en ruta, toca cargarlo con las maletas y los bultos para tu viaje. De nuevo, debes vigilar el peso de lo que portes, pues influye considerablemente en el consumo de combustible. Recuerda que, cuanto más carga, más gasto en el mismo recorrido. Como orientación, recuerda que cada 50 kilogramos que cargues de más, aumentarás el gasto en torno a un 3%, así que sé práctico a la hora de elegir lo que llevas y disfruta de la comodidad de ir más ligero de equipaje, que también contribuye a ahorrar.

Por otro lado, si puedes, carga el maletero, pues esto será mejor que colocar una baca al coche, a menos que tengas que portar varias tablas de surf o un kayak, por ejemplo. La baca en el techo hará que el vehículo consumo hasta litro y medio más de combustible cada 100 kilómetros, una diferencia notable, sobre todo, en viajes largos. Y por lo que respecta al portabicicletas, si eliges uno para colocar en el exterior del maletero, recuerda que el coche consumirá un 20% más, cifra que se eleva al 35% si colocas la bici en la baca del techo.

Planifica bien la ruta

coche
Interior de un automóvil – Pixabay

Un punto muy importante para ahorrar dinero al llenar el depósito de nuestro vehículo es planificar bien la ruta para llegar a nuestro destino. La elección del itinerario resulta fundamental, tanto por lo que respecta a tener que recorrer más o menos kilómetros, encontrar atascos que te obligarán a estar parado horas o a ir por autopistas o carreteras en las que vas a pisar más el acelerador.

Diseña bien la ruta a seguir y calcula cuál es la que más te conviene. Puedes consultar Google Maps para ello o la web de la Dirección General de Tráfico que informa sobre las incidencias en las carreteras españolas en tiempo real.

Reposta en las gasolineras más baratas

coche
Coche repostando gasolina – Pixabay

En el momento de diseñar tu itinerario, te recomendamos que tengas en cuenta cuáles son las gasolineras más baratas en la ruta, porque en este caso puede que te convenga recorrer un par de kilómetros más si el ahorro a la hora de llenar el depósito es notable.

Recuerda que las estaciones de servicio ubicadas en las autopistas y autovías suelen ser más caras que aquellas que están en la red secundaria. Además, según las distintas marcas, también hallarás diferencia notable en los precios. Las gasolineras de los hipermercados habitualmente ofrecen precios más competitivos que el resto, así como las de low cost y las de cooperativas agrarias. Si andas algo perdido para informarte al respecto, no te preocupes. Puedes saber cuáles son las gasolineras más económicas entre tu punto de salida y tu destino a través de diversas aplicaciones móviles gratuitas para encontrar el combustible más barato. Vale la pena consultarlas.

Conduce con suavidad

El modo de conducción influye considerablemente en el consumo de combustible, así que lo mejor es conducir con suavidad y acostumbrarse a calentar el motor para que sea más eficiente y no forzarlo mientras está frío. Cuando las condiciones te lo permitan, utiliza marchas largas, mantén una velocidad constante, no des frenazos bruscos y, en las paradas prolongadas, acostúmbrate a apagar el motor. Luego, reinicia con suavidad.

Desconecta el aire acondicionado

Por último, ya en ruta, también deberás tener en cuenta el factor del aire acondicionado. Y es que su uso puede contribuir a incrementar el gasto de combustible hasta un 12%, así que lo mejor es que en la ciudad o en las zonas urbanizadas lo apagues y abras las ventanillas. No obstante, para la circulación por autopistas y autovías o con velocidades más altas, lo mejor es cerrar las ventanillas y el techo solar y, si hace demasiado calor, poner el aire acondicionado, que consumirá menos que aquellas en estas condiciones.



Silvia Pato

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.