Algunos mariscos y pescados menos conocidos que te sorprenderán

Si quieres sorprender a tus comensales esta Navidad o te apetece probar algo nuevo en tus menús, repasamos algunos de los pescados y mariscos menos conocidos que seguro que te sorprenderán.

pepino de mar
Fuente: Pixabay/daqisheji

Son muchos los mariscos y pescados que podemos encontrar en el mercado, pero más allá de las típicas gambas y cigalas o los populares mejillones, cangrejos, besugos y bogavantes, hay otros que no son tan conocidos y que están igual de sabrosos.

Si quieres sorprender a tus comensales esta Navidad o te apetece probar algo nuevo en tus menús, repasamos algunos de los pescados y mariscos menos conocidos que seguro que te sorprenderán. No dudes en llevarlos a tu mesa si tienes la oportunidad.

Erizos de mar

erizo de mar
Fuente: Pixabay/AngelaReiner

Los erizos de mar son tan sabrosos que sorprende que no se hayan popularizado antes en mayor medida. Era un alimento típico de la gente con menos recursos que habitaban en la costa, pero en los últimos tiempos son muchos los cocineros que los han incluido en sus platos más espectaculares.

Así que gracias a ellos se ha dado en conocer algo más este equinodermo que puede comerse crudo o cocinado y que está especialmente rico con salsas y en revueltos. Si los tomas con algas, sentirás que te llevas un delicioso pedazo de mar a la boca.

Volandeiras

zamburiñas y volanderias
Fuente: Wikimedia/P.Lameiro CC BY-SA 3.0

Las volandeiras (Aequipecte Opercularis) no son tan conocidas como las zamburiñas (Chlamys varia) y, sin embargo, en alguna que otra ocasión es frecuente que te la vendan o te la sirvan como tal, cobrando más de lo que deberían por ellas. Se trata de dos moluscos bivalvos parecidos, pero no son para nada lo mismo, aunque ambos son deliciosos y pueden cocinarse con las mismas recetas.

Las volandeiras tienen una forma más redondeada que las zamburiñas y un color mucho más claro con una lengua blanca. Están especialmente buenas a la plancha y en salsa. Un primer plato fabuloso para cualquier menú y con un precio bastante más económico que el de las zamburiñas. Normalmente el kilo cuesta la mitad.

Pepino de mar

pepino de mar
Fuente: Pixabay/daqisheji

El pepino de mar, también denominado espardeña (Espardeña Parastichopus o Stichopus regalis) es otro de esos mariscos que se encuentran en litorales como el gallego y no son demasiado conocidos. Su carne es muy apreciada en la alta cocina y su precio es elevado debido a su escasez. Si vas a probar el pepino de mar, te recomendamos que lo prepares a la plancha.

Galeras

Si hay un crustáceo algo olvidado por la mayoría de los consumidores es la galera (Squilla mantis) y es habitual usarla como cebo de pesca. Hasta no hace mucho tiempo era un producto que se consideraba de descarte y, si se cocinaba, era para añadir a caldos de pescados. Pero aquellos tiempos quedaron atrás y comenzó a popularizarse su uso preparándola con arroz o de manera sencilla a la plancha. Si las pruebas de esta última forma, te advertimos que son un auténtico vicio, pues terminarás degustándolas como si fueran pipas.

Lamprea

Uno de los pescados más raros y feos que existen es la lamprea. Pero que no te engañe su aspecto, porque es una auténtica delicia. Se trata de un pescado azul prehistórico, sin mandíbula, que habita entre 200 y 400 metros de profundidad. Como el salmón, vive en el mar y luego se reproduce en el río. Ya era un pez apreciado por los romanos y en las tierras gallegas se conserva la forma tradicional de pescarla en las denominadas pesqueiras del río Miño. El mejor lugar para probarla es Arbo, donde constituye uno de los platos estrella de la cocina tradicional de la región.

Santiaguiño

santiaguiño
Fuente: Flickr/Xosé Castro Roig CC BY-NC-ND 2.0

Hay otro crustáceo no demasiado conocido pero cuyo sabor es exquisito. Nos referimos al santiaguiño (Scyllarus arctus), también denominado santiaguito y santiaguín. Se llama así porque, una vez que está cocido, la figura de las espinas sobre su dorso para una Cruz de Santiago. Es una especie en peligro de extinción, por lo que su temporada de pesca se limita a unas zonas muy concretas en los meses de julio y agosto.

Orejas de mar

La oreja de mar o abalones (Haliotis tuberculata) es otro de esos mariscos que resulta un clásico en Galicia y en los países asiáticos, aunque no sea demasiado popular en el resto de nuestro país. Su precio se está incrementando a medida que se está popularizando. Están sabrosos preparados a la plancha, al vapor o cocidos y casan muy bien con la salsa de soja.

Lapas

lapas
Fuente: Wikimedia/Thomas Schoch CC BY-SA 2.5

Las lapas (Patella vulgata) son otro molusco que se encuentra en las rocas que no es demasiado popular. En las islas Canarias se cocinan a la plancha o con arroz, mientras que en Galicia y Asturias se preparan guisadas o a la sidra. Están muy ricas y la única dificultad al cocinarlas es dar con el punto exacto de cocción, porque corres el riesgo de que te queden duras.

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here