Alternativas para unas navidades no (tan) consumistas

7 minutos
regalos
Fuente: Pixabay/Bob_Dmyt

Ya estamos en plena época navideña. Las luces iluminan las calles, se desean felices fiestas, los niños abren sus ojos con expectación esperando regalos, acudir a las cabalgatas y disfrutar de la alegría y de la magia de la Navidad. Pero, como cada año, las compras acaban rodeándonos por todas partes con una publicidad constante y terminamos a menudo sumergidos en una vorágine de estrés.

Porque la magia de la Navidad no tiene nada que ver con gastar dinero a raudales ni con hacer cosas por obligación o por costumbrismo, sino con sentir, vivir experiencias y mostrar el afecto a quienes queremos, siempre cuidándolos. Así que hoy simplemente vamos a darte algunas alternativas para vivir unas navidades no consumistas en las que disfrutar de estas fechas únicas con los tuyos.

Elige regalos solidarios

regalos
Fuente: Pixabay/Bob_Dmyt

Si vas a comprar regalos, debes de tener en cuenta no excederte en su número. Quien te quiere bien, lo hará igual gastes lo que gastes en ese detalle, así que debemos ser cerebrales a la hora de adquirir esos obsequios y no perder la cabeza por los mensajes consumistas que nos rodean.

Así que no te excedas en su número y procura elegir regalos solidarios, que no solo alegrarán el corazón a quienes los reciban sino que también mejorarán la vida de los que los hacen o de aquellos otros a los que van destinados los beneficios de su venta. Las opciones son de lo más diversas. Desde artesanía hasta productos gastronómicos sin olvidar los juguetes, selecciona algún regalo solidario para tu lista de obsequios de este año. Acertarás seguro a todos los niveles.

Comparte los gastos

mesa Navidad
Fuente: Pixabay/stef54

Si vas a reunirte con familiares en la cena de Nochebuena, la comida de Navidad, Fin de Año o Año Nuevo, comparte los gastos y contribuye a reducir el consumismo de todos. Llega a un acuerdo para que uno se encargue del cava, otro de los turrones, otro de los entrantes… y así hasta dividir todo el menú para que, a la hora de la verdad, no os encontréis con un montón de botellas de vino tinto y de cava y que nadie se haya ocupado de postres o entrantes.

Reparte asimismo el trabajo, porque no es justo que, cada Navidad, sea la misma persona la que se pasa los días metida en la cocina mientras los demás disfrutan de la fiesta. Lo mejor son los menús de elaboración compartida y que a la hora de recoger la mesa y fregar los platos todo el mundo contribuya a hacerlo.

Envoltorios reciclados

regalos
Fuente: Pixabay

Envuelve los regalos de forma especial sin necesidad de gastar dinero en adquirir papel de regalo. Puedes reciclar material del que tienes en casa para cuidar el medio ambiente. Las opciones son varias: usar papel de periódico o telas antiguas, e incluso tarros de vidrio para aquellos objetos más pequeños que quepan en su interior, añadiendo luego un lazo como adorno.

Solo tienes que echar imaginación y buscar formas originales de empaquetar tus regalos. Usa elementos naturales y cordones, y puedes preparar tus propias tarjetas navideñas sin necesidad de gastar dinero en pegatinas para poner el nombre ni similares.

Decora con adornos caseros

centro de mesa
Fuente: Pixabay/Bru-nO

Para decorar la casa puedes preparar tú mismo los adornos del árbol de Navidad o centros o pequeños detalles para poner en la mesa. Si tienes niños alrededor, les encantará ayudarte. Utiliza productos que tengas para reciclar, como frascos de vidrio, papel usado, cajas de cartón y similares, además de otros naturales que puedes recoger en un paseo por el parque o por el campo, como piñas y hojas secas.

Encontrarás muchos proyectos #DIY y un montón de ideas para hacerlos. Reciclarás cuidando el planeta, ahorrarás dinero y evitarás caer en un consumismo completamente innecesario. Sin contar la ventaja de que tu decoración estará completamente personalizada.

Evita las cenas con amigos

juegos de mesa
Fuente: Pixabay/MorningbirdPhoto

Gastar parte de tu presupuesto navideño en una cena con amigos no es lo mejor para evitar unas navidades consumistas. Además, ¿realmente es necesario sentarse alrededor de una mesa a comer y a beber para estar juntos? Nosotros te proponemos que hagas algo más especial con ellos, como ir a hacer senderismo o una ruta en bici, quedar para organizar una tarde de cine en casa, invitarlos a un maratón de juegos de mesa… Lo importante es estar juntos y disfrutar del momento, y desde luego esos momentos serán más íntimos y especiales que en un restaurante rodeados de ruido y de gente.

Hacer donaciones

La Navidad no es solo recibir y comprar regalos, también es una época para donar a aquellos que no tienen nuestra suerte esas cosas que no usamos, así como acordarnos de la necesidad de los bancos de alimentos de nuestra ciudad en estas fechas, a donde podemos hacer llegar algunos productos navideños.

Por lo que respecta a las donaciones, es un buen momento para implicar a los niños y enseñarles a ser solidarios dando ejemplo. Haz limpieza y dona esa ropa que no pongas y los juguetes que ya no se utilizan y estén en buen estado. En estas fechas son muchos los lugares donde se pueden donar juguetes. Seguro que cerca de tu casa tienes alguno.



Silvia Pato

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.